2014/06/28

PUBLICO: Cristofascistas colonizando la justicia


rosario_corazon_espana-franco

Shangay Lili


Hace unos meses un par de organizaciones cristofascistas, de esas que siguen viviendo entre el siglo V y el XV —o sea, la Edad Media, ese periodo cuyo fin, nada casualmente, coincide con la invención de la imprenta– y que usan como disculpa al superhéroe de ficción llamado Cristo para intentar preservar la ignorancia, el miedo y el fascismo, me intentaron poner una denuncia “por los delitos de provocación a la discriminación, injurias, calumnias y contra la integridad”. En concreto me refiero a la Asociación Rosario por España (RxE) y la Asociación Española de Abogados Cristianos.
Ambas organizaciones ultrarreligiosas, intentaron una vez más utilizar la vía judicial para imponer su homofobia y esa represión, persecución y tortura de cualquier pensamiento libre  que durante el franquismo fue la norma a manos de la Iglesia. Los cristofascistas se niegan a aceptar que esos tiempos pasaron. Con el dinero, poder y aliados mantenidos en todas las esferas del gobierno (sea del signo que sea: PP o PSOE, ambos controlados por la Iglesia o el Opus Dei), siguen insistiendo en hacernos retroceder a esos oscuros tiempos del franquismo que tan queridos son para ellos. De hecho es tanta la confianza y costumbre que tienen a recibir apoyo desde el poder que si me enteré de esta denuncia fue por un aireado tuit que remitía a una surrealista entrada en la página de facebook de Antonio Moreno Robles, uno de los denunciantes, que afirmaba: Os adjunto las lamentables conclusiones de la Fiscalía sobre la denuncia que presentamos contra “Shangay Lily” y que legitiman el insulto, la difamación y la incitación al odio contra los cristianosEstos fueron seguidos  de una serie de artículos que denunciaban atónitos que los jueces no estén todos vendidos al cristofascismo. Mucho más les parece sorprender que los fiscales no sigan actuando como jueces defensores de los corruptos, asesinos franquistas o acosadores machistas, homófobos o racistas, como viene siendo tradición. Basta con ver la penosa actuación del fiscal del caso Infanta Cristina para dar fe de lo que estos remanentes del franquismo ven como “normal”.
La buena noticia es que el auto no sólo desestima la denuncia, sino que les da un repaso bastante sorprendente como explicamos en la nota de prensa que ayer se intentó enviar a agencias de noticias que, como el caso escandaloso de Europa Press, se negaron a publicar la buena noticia de que no siempre ganan los cristofascistas y represores aduciendo que, tras reunirse, habían concluido que al ser desestimada no tenía relevancia. ¿Quieren decir que si yo estuviese detenido en un calabozo por esa trampita represora que llaman “libertad religiosa” lo pondrían a todo bombo en portada para dar ejemplo y atemorizar a los activistas que se atrevan a responder a los incansables ataques homófobos, misóginos y fascistas de la Iglesia? Parece ser que no gusta que la gente pierda el miedo. Pero, le pese a quien le pese, el miedo va a cambiar de bando. Ejemplo de ello es lo que en la nota explicábamos:

Desestimada la denuncia contra Shangay Lily de grupos católicos homófobos

En una resolución que discute a los grupos religiosos su creciente tendencia a utilizar el sistema judicial como mecanismo de represión o presión contra las minorías que denuncien sus ataques, el Ilmo. Sr Fiscal Jefe Provincial de Madrid D. José Javier Polo Rodríguez, ha desestimado la denuncia que los grupos ultra-religiosos Asociación Rosario Por España y Asociación Española de Abogados Cristianos han presentado contra el activista gay Shangay Lily por “los presuntos delitos de provocación a la discriminación, injurias, calumnias y contra la integridad”.
En su auto, el fiscal ha mostrado un decidido apoyo al activista, del que recuerda “Shangay Lily ha sido, desde hace años, defensor de la causa gay”. Ese apoyo ha venido acompañado de más de una sarcástica crítica a los fanáticos religiosos de una asociación que “reduce todos los problemas del país a ‘la secularización de España y su progresiva renuncia a la Fe Católica’”. Reprimenda que continúa cuando, al valorar el intercambio de tuits, considera que “no contienen, al menos, los publicados por Shangay, ataques de índole personal” (el subrayado es nuestro), dando a entender claramente que los de la asociación ultracatólica sí contiene ese tipo de ataques.
Se debe referir el fiscal a los tuits en los que la asociación Rosario por España por un lado afirma que  “el Papa Francisco nos recordó en recientes fechas los peligros del Lobby Gay del cual Shangay es uno de los principales promotores en España” y a un segundo en el que reclama ofensivamente “pido una oración por Shangay para que el Señor tenga Misericordia de él, le perdone por sus insultos y lo cure de su homosexualidad”, ignorando que la homosexualidad no se puede curar porque no es una enfermedad, pero la homofobia sí lo es y se cura con educación, convivencia e información.
A la acusación, los grupos católicos unen un CD con una canción-parodia que el activista Shangay publicó en YouTube con el título “Titanic Cristofascista” que explicaba “es mi forma de rezar”. El fiscal sobre este asunto ha considerado que “no viene a ser sino una canción-parodia de escasa calidad y, en la que, al parecer, se hace referencia al Obispo de Alcalá de Henares, que ya sufrió denuncia por homofobia hace un tiempo por unas polémicas declaraciones”. Aprovecha así el fiscal para reiterar su disgusto con estos anacrónicos ataques homófobos que desde la  cúpula católica y sus grupos afines se reiteran contra homosexuales y mujeres.
Irónicamente, como viene siendo habitual en la Iglesia Católica y sus grupos, tras lanzar estas injurias y ataques, los intolerantes insisten en acusar al activista de  “incitar al odio contra los católicos” en los airados artículos que han seguido a la desestimación que tan mal ha sentado a los homófobos.
Hay que agradecer la existencia de fiscales que se muevan con los tiempos en un gremio que ha sido tradicionalmente complaciente con este tipo de acosos judiciales a grupos históricamente discriminados como homosexuales, mujeres y emigrantes. Shangay Lily estudia tomar medidas legales contra las injurias y amenazas de estos grupos que creen seguir viviendo en tiempos de Franco e ignoran la Constitución democrática que, como bien explica el fiscal en el auto, “respuestas dadas en un entorno de libertad de religión, expresión y opinión por personas de ideologías radicalmente opuestas, creyentes y no creyentes”.
No me resisto a adjuntar las capturas de la sentencia por si alguien no da crédito a que un fiscal se mueva con los tiempos y le recuerde a los homófobos que esos tiempos de torturar, acosar, humillar y censurar impunemente se han acabado. Es una delicia leer la inteligente ironía con la que el Ilmo. Sr Fiscal Jefe Provincial de Madrid D. José Javier Polo Rodríguez (títulos y honores ganados a pulso por lo que a mí respecta) contesta a sus delirantes aspiraciones a poder insultar y ser tenidos por víctimas. La  estrategia de la Iglesias y los cristofascistas de convertir al verdugo en víctima y a la víctima en verdugo parece ser que ya empieza a sonar a aburrida en personas con un mínimo de inteligencia, independencia y libertad. Una noticia descomunal para nosotras las tradicionalmente llamadas “minorías” (el término correcto sería “oprimidos” porque las mujeres no son una minoría de población en el mundo con un 51% y los homosexuales se sorprendería más de uno y una si se supiese la verdad) que hemos tenido que ver con resignación (unas más que otras, todo sea dicho) cómo nos chuleaban con impunidad.
La verdadera relevancia de este auto (y otros más importantes, por supuesto) es que nos lleva, una vez más, a la insoportable colonización de la justicia por parte de los cristofascistas y franquistas que nunca fueron juzgados. Un tema que se sigue invisibilizando. Ese intolerable control de individuos corruptos, vendidos a partidos, miembros de partidos con sus intereses, en los tribunales constitucionales, las audiencias nacionales, los tribunales superiores de justicia que distorsionan, secuestran y paralizan la justicia para dar carta blanca a corruptos, ladrones y verdaderos asesinos (por vía activa o pasiva) es el mayor escándalo y asignatura pendiente de España.
Hasta que no se revise y destruya el doble rasero legal que está permitiendo hoy en día la #cazadebrujas contra los luchadores antifascistas, la impunidad y aplauso a los neonazis o franquistas, equiparándolos a los antifascistas (“radicales” o “antisistema” les gusta llamarnos para asustar al ciudadano de quien le está defendiendo) en una surrealista estratagema protege-fascistas, este estado no va a poder ser libre. Seguirán reformando la Constitución cuando les venga en gana, imponiendo leyes antidemocráticas como la del antiaborto y saltándose la laicidad del estado o regalándole a una Iglesia ladrona monumentos de todas y todos los españoles como la Mezquita por esa anticonstitucional ley de inmatriculaciones que Aznar creó y el PSOE mantiene contra viento y marea.
Esta es una buena noticia, pero por desgracia es una gota en el desierto.
No hace mucho, a un querido amigo, muy activo y visceral en twitter, otra asociación cristofascista, la Fundación Tomás Moro, le puso una denuncia y en en un pis pas consiguió plantar a dos policías en la puerta de su casa. Es curioso que este amigo no tuitee con su nombre sino con un oscuro seudónimo y sea prácticamente imposible averiguar ni su nombre real ni su dirección. Pues en el caso de mi amigo se tardó exactamente un día en plantarle a la policía en la puerta de su casa para obligarle a presentarse en el juzgado de una juez cristofascista que finalmente ha sido retirada de la carrera por su reiterada mala praxis para favorecer a los extremistas de derechas a acosar a activistas y gentes de izquierdas.
¡Qué diferente al caso que ese cristofascista que lleva años amenazándome de muerte a mí (tuve el dudoso honor de ser su primer objetivo) y a otras personas (Pablo Iglesias, Tania Sánchez Melero de IU, Pilar Manjón), y que incluso llegó a poner mi dirección y DNI en internet para animar a fanáticos a intentar matarme con total impunidad! Pero a diferencia de mi amigo activista, a Tomás Santos la policía no “consigue” identificarle como autor de los blogs y cuentas de EnEstadoDeGuerra, como es conocido en las redes que plaga de odio, injurias y amenazas de muerte. Y eso a pesar de repetidas demandas en las que se niega la posibilidad de pedir datos del autor con una sospechosa desidia por parte de la policía.
Pero hoy vamos a celebrar que, pasito a pasito, vamos recuperando lo robado. ¡No pasarán! Gracias Sr Fiscal Jefe Provincial de Madrid D. José Javier Polo Rodríguez por poner un granito de libertad, dignidad e igualdad en este mundo de impotencias. Porque un gesto es a veces la mecha que no encontrábamos. Que se lo digan a Rosa Parks, a las valientas de Stonewall, ahora que llega el Orgullo Gay, ese que distorsionan los gaympresarios, o a esas valientas como mi amada Inés García Holgado* que sigue luchando junto a otros por la dignidad de los represaliados (torturados, asesinados, exterminados) por el franquismo, los héroes y heroínas republicanas que jamás olvidaremos y que esa cloaca de cristofascistas quiere borrar de la historia, o las feministas que nos dieron nuestros derechos. Luces en una caverna de sombras.
*Hoy mismo Inés Gracía Holgado se ha visto obligada a denunciar en su facebookLos familiares de las víctimas del franquismo tenemos que luchar no solamente contra las decisiones del gobierno español sino también repudiar las declaraciones de un ex presidente argentino que niega la existencia de nuestro genocidio. Nos siguen castigando, será verdad entonces como dice Camus que “”Fue en España donde los hombres aprendieron que se puede tener toda la razón y ser vencidos, que la fuerza puede derrotar al espíritu, y que hay tiempos en que el valor no es su propia recompensa” (Albert Camus, 1945). Se refiere al 
Comunicado de repudio a las declaraciones del ex presidente Eduardo Duhalde que se han visto obligados a emitir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada