2014/10/29

DIAGONAL:Menores transexuales: invisibles y sin derechos

Identidades | Hacia la visibilización de la diversidad sexual

Algunas personas sienten y expresan en su infancia identidades sexuales diferentes a las que les asignaron al nacer. El sistema los ignora mientras las familias luchan para que se reconozcan sus derechos. 

Fotograma de la película Tomboy, dirigida por Céline Sciamma, en 2011. Otras películas recomendables son Ma vie en rose (Alain Berliner, 1997) o el corto Vestido nuevo (Sergi Pérez, 2008).
 “En el momento en que somos capaces de nombrarnos”, contesta la sexóloga Almudena Herranz cuando se le pregunta a qué edad puede una persona expresar su identidad sexual. Patrick lo hizo a los dos años. Eli a los tres. “Cuando pueden empezar a nombrarse hablan de sí mismos en el género que les resulta más afín a lo que sienten”, explica Herranz. “Algunos son muy directos y empiezan a decir que son niños o niñas aunque todo el mundo piense lo contrario”.

Los y las menores transexuales, niños o niñas cuya identidad sexual no coincide con el sexo asignado al nacer en función de sus genitales, no existen en la estadística. Pero “los niños hablan y, cuando lo hacen, tenemos que escucharlos”, explica Vio­leta Herrero, madre de Eli, vicepresidenta de Chrysallis Madrid y coordinadora del grupo de padres y madres de Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid (Cogam). Su hija le dijo muy pronto que, pese a haber sido clasificada como niño al nacer, era una niña. En su familia empezó un proceso de transición. “Cuando empiezas a dejar que tu hija sea ella misma la oyes reír, ves que, en su caso, terminan los terrores nocturnos, no le dan rabietas, no la ves decaída... ves que es una niña mucho más feliz”. “Dejándoles que se expresen sabemos que mejora su estado de ánimo, y cualquier familia lo relata: empiezan a relacionarse de otra manera con la gente, a estar sonrientes”, explica Herranz.
Por su parte, Saida García, presidenta en la Comunidad de Madrid de la asociación de familias de menores transexuales Chrysallis, señala qué es lo que más demandan las familias. “La primera necesidad de las familias con menores transexuales es la información, y con esa información puedes hacer un mejor acompañamiento”. La asociación Chrysallis da cobertura a unas 150 familias y responde cada día dos o tres mails de madres o padres que se hacen preguntas y no encuentran respuestas. En algunos casos, dice Saida, simplemente se trata de padres y madres que detectan actitudes no normativas en su hijos e hijas. La psicóloga feminista experta en terapias de género Cristina Garaizábal, con una larga trayectoria junto a personas transexuales, pide prudencia para no etiquetar a las personas antes de tiempo y condicionar su desarrollo. Saida insiste en que nunca ha querido condicionar a su hija, sino que procura que ella tenga “toda la información”.

Poner nombre

“Muchas veces los padres y las madres lo que relatan es que pensaban que sus hijos o hijas eran más masculinos, o más femeninos, o creen que se trata de que son gays o lesbianas; la capacidad de explicación llega hasta ahí”, dice Herranz. “Te explican que su hijo es sensible, o que su hija es marimacho pero, ¿un niño transexual?... Se quedan sorprendidos”. Poner nombre forma parte de un proceso complicado en el que los menores transexuales y sus familias se enfrentan a un sistema para el que son invisibles. Las familias de Chrysallis se quejan de las trabas para cambiar el nombre de sus hijos e hijas en el registro. Pero hay resquicios: los padres de Eli buscaron un nombre unisex para poder hacer el cambio de nombre y ser oficialmente quien ya era en su vida cotidiana. La familia de Patrick espera poder hacer pronto la rectificación registral de sexo y nombre.
El sistema de salud tampoco es capaz de dar cobertura a los y las menores transexuales. Violeta y Eli “se colaron” en la unidad de género de la Comunidad de Madrid. Eli, explica su madre, era entonces la paciente más pequeña y acuden a la unidad regularmente para dejar constancia de su caso, algo que en teoría le facilitará en un futuro el acceso a otros recursos si así lo desea. En la unidad del género, la sensibilidad es poca, como ya indica su nombre: Unidad de Transtornos de Identidad de Género (UTIG). No hay pediatra ni personal médico especializado en menores transexuales. A Eli, ir a ver a su endocrino le parece “un rollo”, explica su madre. “Se da por hecho que quien va allí es porque quiere operarse y no se atiende ningún otro aspecto”. De hecho, no todas las personas transexuales piensan en someterse a una operación de reasignación de sexo. Según Violeta, su hija expresó inquietud desde muy pequeña: “Preguntaba a su hermano por operaciones, me preguntaba cuándo le iba a crecer la barba”. Después del cambio de nombre, explica su madre, Eli se relajó. “Creo que ha ido aceptando su cuerpo cada vez más, y que le influye saber que hay otras niñas como ella”.
Patrick, que tiene 12 años y vive en un pueblo de Huesca, ha empezado a tomar bloqueadores hormonales hace cuatro meses. Lo hace en una clínica privada de Barcelona, después de que el sistema público de su comunidad autónoma se los denegara. “Ha sido dificilísimo”, cuenta su madre, Natalia Aventín, presidenta de Chrysallis a nivel estatal. “Estaba preocupada porque mi hijo estaba dejando de hacer cosas como ir a la piscina o hacer deporte; desde que está con los bloqueadores está bien... adolescente, pero bien”.
Según Chrysallis, el criterio de acceso a este recurso, que sirve para frenar el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios y se puede utilizar en la pubertad si lo desea el menor y los padres consienten, no está definido y en la práctica depende de la voluntad del médico. “El problema es que en este país hay un descontrol total. Hay sitios donde no se dan hormonas hasta los 18 años, ni tan siquiera se dan a los 16, cuando se podrían dar con el permiso paterno o materno. En otros sitios, se dan bloqueadores en la adolescencia. Eso demuestra cómo ni la propia comunidad profesional que se dedica a estos asuntos se pone de acuerdo en relación a los bloqueadores. Yo creo que hay casos en los que son necesarios... La norma sería analizar cada caso en concreto”, dice Garaizábal.
Chrysallis pide una ley que proteja a los menores transexuales. “Las necesidades son muy básicas y lo que debería incluir una ley para nuestros menores ya está recogido en la Constitución y en los Derechos del Niño: no es otra cosa que el derecho al libre desarrollo de la persona, que no se respeta”, dice Natalia Aventín. “El que no se le excluya del sistema sanitario o la libre identidad son derechos fundamentales”, apunta.
Las familias de estos niños y niñas creen que sus hijos son valientes y afirman que tener un hijo transexual ha enriquecido sus vidas. “Me ha hecho crecer como persona y me ha enseñado la diversidad”, dice Violeta. “Si esto no me hubiera pasado, habría muerto ignorante”, explica Natalia. Creo que estamos en una situación en la que, por primera vez, las familias apuestan por lo que dice el chaval o la chavala”, cuenta Almu­dena Herranz. “Estos peques tienen en primera línea de apoyo a sus padres, a sus madres, a sus hermanos. Las vivencias que van a tener son muy diferentes a las que han tenido las personas transexuales que hoy son adultas”.

Una realidad negada en las aulas

Natalia Aventín, presidenta de Chrysallis en el Estado español, se queja de que en los colegios se estudien los tipos de hojas y la clasificación de los minerales, pero se evite cualquier referencia a la diversidad sexual. Los menores transexuales “pasan por el colegio sin poder ver su realidad reflejada, y no sólo eso, sino que su realidad es negada”, se queja. “Ellos no existen, y además eso se les manifiesta públicamente un día tras otro”.

Alguna claves para entender la transexualidad

Identidad sexual:
Sexo sentido como propio por cada persona y que le autodefine como hombre, mujer, queer o diversas identidades trans.
Orientación:
Preferencia sexual de la persona. Da lugar a la clasificación entre personas heterosexuales, homosexuales, asexuales y pansexuales.
Tránsito social:
Proceso en el que la persona transexual pasa a presentarse como quien es en su entorno.
Bloqueadores:
Herramienta para retrasar la aparición de caracteres sexuales secundarios que consiste en suministrar un nivel estable de la hormona GHRH.


EL MUNDO: El 'hombre desnudo' de Reino Unido pierde su batalla legal


El nudista Stephen Gough, recorriendo Reino Unido con su mochila.
Un hombre británico que pasó un total de siete años en la cárcel por ir desnudo en público ha perdido su batalla legal por querer ir sin ropa. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha sentenciado que el individuo no tiene razón y debe respetar los sentimientos de los demás.
Stephen Gough apareció reiteradamente en los medios de comunicación británicos por su polémica costumbre de ir sólo con un gorro y una mochila, así como de hacer caso omiso a las decenas de querellas por alterar el orden público.
Gough siempre argumentó que las leyes europeas que hacían referencia a la vida privada y a la libertad de expresión le daban derecho a ir desnudo siempre que quisiera. Sin embargo, el Tribunal de Estrasburgo ha sentenciado que esta reflexión no es lícita. "Puede utilizar otras muchas formas de expresar sus opiniones", ha concluido la corte

EL MUNDO: Casi la mitad de los homosexuales europeos, discriminados en el último año

ESTUDIO El 26 % sufrió agresiones o amenazas. 

Concentración de gays y lesbianas en la Puerta del Sol tras la resolución del Tribunal Constitucional sobre el matrimonio homosexual. EL MUNDO

Casi la mitad de los homosexuales y transexuales europeos se sintieron discriminados en el último año por su orientación sexual o identidad de género, mientras que el 26 % sufrió agresiones o amenazas en los últimos cinco años y el 66 % tiene miedo a darse la mano con su pareja en público.
Así lo indica el estudio de la Agencia para los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (UE) basado 93.000 encuestas y presentado este martes en una conferencia contra la discriminación a causa de la orientación sexual o identidad de género en la que participó la comisaria europea de Derechos Fundamentales, Martine Reicherts. "Hay que desbloquear las directivas antidiscriminación y darles visibilidad", dijo Reicherts.
Subrayó que la lucha contra esta lacra "debe estar en la agenda de la Comisión Europea" y que los Estados miembros han de tomar también medidas a nivel nacional para complementar las acciones de la UE, requisito imprescindible para proteger de manera efectiva al colectivo LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales). Según el informe, el 47 % de los homosexuales y transexuales europeos fue víctima de discriminación en el último año, sobre todo las lesbianas (55 %) y los jóvenes de entre 18 y 24 años (57 %).
La tasa cae hasta el 38 % en España, donde apenas el 10 % de estos casos fue comunicado a la policía, un porcentaje que coincide con la media europea y al que acompañan argumentos de las víctimas como "la denuncia no cambiaría nada" (59 %) o "no merece la pena porque ocurre todo el tiempo" (44 %). La perspectiva no mejora cuando se produce agresión física, pues solo el 17 % de las víctimas acudió a comisaría para denunciar un ataque homófobo, un porcentaje aún menor en España (16 %).
La directora del grupo Transgender Europe, Julia Ehrt, se mostró muy preocupada por estos datos y aseguró que, aunque la legislación es importante, "no sirve de nada si no cambiamos el corazón y la mente de las personas a través de la educación". La ganadora del último festival de Eurovisión, la cantante transexual Conchita Wurst, pidió por vídeo "vivir en paz, en libertad, sin odio y sin miedo". Un miedo que también está presente en el trabajo, donde el 48 % de los encuestados aseguró que siempre o casi siempre esconde su condición sexual.
Y es que al menos el 19 % se sintió discriminado en la oficina, un problema que afecta sobre todo a las personas transgénero a la hora de buscar empleo (30 %). "Cada vez más miembros de la UE están extendiendo la protección a áreas como el empleo", unas medidas que permiten que los homosexuales vivan "más satisfechos y con menos temor", a juicio de Morten Kjaerum, director de la agencia que elaboró el estudio. Casi el 70 % de los encuestados intentó ocultar su condición sexual en el colegio, un dato que no extraña ya que el 38 % sufrió actitudes homófobas o comentarios humillantes y el 68 % observó este tipo de conductas contra otros compañeros homosexuales o transexuales.
Para la fundadora de la organización holandesa Gay Straight Alliance, Sarah Halilovic, es necesario dejar claro que "no te enamoras de un hombre o una mujer, te enamoras de una persona". Según un mapa elaborado por la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (ILGA), los países europeos en los que más se respeta la igualdad de derechos son Reino Unido (82 %), Bélgica (78 %) y España (73 %), a diferencia de Rusia (6 %), Azerbaiyán (7 %) y Armenia (9 %), al final de la lista.


2014/10/28

MUNDUBATek 'Pakea eta Giza Justiziaren inguruko Prozesuak' izeneko jardunaldiak antolatzen ditu

Eraskusketa : “Colombia Desplazada” urriaren 27tik azaroaren 7ra, Kabigorri ateneoan.
Argazkilaria : Carmen Caballero.
 
Exposición: “Colombia Desplazada” del 27 de Octubre al 7 de noviembre en Kabigorri
Fotógrafa:  Carmen Caballero.
Dokumentala :  “Kolonbia Ikusezina”
Zuzendaria :  Unai Aranzadi
Eguna: urriak 30
Non : Lakaxita gaztetxea
Ordua : 19:00
Hizlaria: Omar Fabian Montenegro
“Presos Políticos Seccional Tolima” fundazioko kidea da. Mehatsuak jaso izan ditu, meatzeetan urrearen esplotazioaren aurkako, hainbat erakunde edota pertsona laguntzeagatik.
 
Documental: “Colombia Invisible”
Director: Aranzadi, Unai
Día: 30 de Octubre
Lugar:  Lakaxita
Hora: 19,00
Ponente: Omar Fabian Montenegro de la fundación Comité de Solidaridad con Presos Políticos Seccional Tolima, amenazado por acompañar a personas y organizaciones opuestas a la minería del oro en áreas de economía campesina en el centro del país . En la actualidad en el programa de refugiados colombianos en Asturias
 
Hitzaldiak : Herri mugimenduak eta beren eragina bake prozesuetan.  
Hizlaria : Aitziber Blanco (Lokarri)
              Jimmy Ortiz Gutierrez (SINPEAGRICUN-FENSUAGRO-CUT) En la actualidad en el programa de refugiados colombianos en Asturias
Noiz : azaroak 4
Non : Kabigorri ateneoan
Ordua: 19:00etan
 
 
Conferencia: Movimientos sociales y su influencia en los procesos de paz.
Día 4 de noviembre
Lugar: Kabigorri  
Hora:  19,00
Ponentes: Aitziber Blanco (Lokarri)
                Jimmy Ortiz Gutierrez (SINPEAGRICUN-FENSUAGRO-CUT) En  la actualidad en el programa de refugiados colombianos en Asturias

EL MUNDO: VIH: la prevención pide paso

INFECCIOSAS Congreso internacional
Partículas de VIH infectando una célula T, del sistema defensivo...
Partículas de VIH infectando una célula T, del sistema defensivo humano. INST. ENF. INFECCIOSAS DE EEUU



Es inevitable. Cada cierto tiempo, se lee un nuevo avance, un nuevo hallazgo prometedor para el control e incluso la cura de la infección por VIH. Pero, mientras las publicaciones sobre estos avances -que normalmente se dan en animales o en las fases más tempranas de la investigación en humanos- se suceden, en paralelo con el avance en farmacología que permite soñar con un tratamiento antirretroviral no diario en un futuro, la realidad se empeña en echar un jarro de agua fría en forma de datos estadísticos.
Así, todavía se infectan más personas en el mundo de las que reciben tratamiento antirretroviral. Con esa tendencia, invertir el curso de la epidemia parece una misión imposible. Y se pone de manifiesto que, ahora más que nunca, es necesario centrarse en la prevención de la infección y la transmisión del virus, sin menosprecio al resto de investigación.
Por esta razón, esta semana se celebra en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) la primera conferencia científica dedicada exclusivamente a la prevención biomédica del VIH, Investigación en VIH para la prevención (HIV R4P, de sus siglas en inglés), a la que asistirán más de 1.300 personas y en la que se presentarán los últimos avances en torno a la prevención de la infección.
"¿Estamos perdidos en la dirección correcta?", se preguntaba ayer en un seminario para periodistas previo a la reunión Helen Rees, del Wits Reproductive Health and HIV Institute de Johannesburgo (Sudáfrica) y una de las coanfitrionas del congreso. La dirección correcta parece clara desde que, en 2010, Science nombrara hallazgo científico del año al estudio que mostraba que la administración inmediata, con independencia de la carga viral, de antirretrovirales a personas seropositivas con parejas seronegativas, reducía en un 96% el riesgo de transmisión del virus.
Pero para que todos los seropositivos tomen tratamiento antirretroviral hay una serie de barreras que hay que superar, señaló Rees. En primer lugar, los obstáculos económicos, en un momento en que, según reseñó, uno de los organismos que más financiaban, PEPFAR, "está de capa caída", algo similar a lo que les ocurre a muchas otras entidades de este tipo. Pero, además, es importante reconocer que la infección no se transmite a todos los grupos por igual. Como muestra, un dato de su propia ciudad. Aunque la tasa de infección por VIH es extremadamente elevada en Sudáfrica, cercana al 20%, es en algunos grupos de riesgo donde los niveles se disparan. En las trabajadoras sexuales de la capital, por poner solo un ejemplo, se llega al 80%.
Por esta razón, la investigadora destacó que no solo se trata de administrar antirretrovirales, sino de combinar todas las estrategias que han mostrado eficacia para la prevención, a saber: la terapia preexposición, que ha mostrado su eficacia en diversos grupos pero que, puntualizó Rees, no lo ha hecho aún en el grupo para el que sería más necesario en África, las mujeres jóvenes; la circuncisión, que ha demostrado sin fisuras su utilidad y que, a pesar de ello, apenas ha llegado a una cuarta parte de los adultos que podrían beneficiarse de ella y el tratamiento de enfermedades de transmisión sexual, que ha demostrado influir positivamente en la reducción de la transmisión del VIH.
Para Rees, es en estas medidas en las que hay que gastar el dinero destinado a la prevención. La experta cree que hay algo "en lo que se está fallando" y es en la comunicación. "Lo que está claro que no funciona, y se sigue haciendo, es decirle a las mujeres que no se pueden fiar de nadie y que tienen que utilizar preservartivo porque nunca se sabe, ese mensaje no reduce la transmisión", apuntó.
Uno de los autores del estudio que demostró cómo la administración de tratamiento antirretroviral reducía la transmisión de la infección, Myron Cohen, de la University of North Carolina, alertó por su parte de otras barreras para la implantación generalizada de esta medida de prevención. Ni el inicio precoz de los posibles efectos secundarios, ni el posible incremento de gasto absoluto ni la hipotética posibilidad de desarrollo de resistencias le parecen a este investigador razones suficientes para no poner en tratamiento "en cuanto quieran" a cualquier persona infectada por el VIH. Así, el experto denunció que en países como Reino Unido aún hay que esperar a una carga viral determinada para comenzar la terapia (en España se puede iniciar antes en función de la decisión del médico), aunque predijo que estos límites pronto caerán por su propio peso. "Todo el mundo tendría que ser tratado inmediatamente", resumió.
Las vacunas también van a protagonizar parte de este congreso. La investigadora Mary Marovich, del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EEUU (NIAID) explicó cómo llevan años intentando replicar los resultados de la única vacuna que, hasta el momento, ha demostrado eficacia (aunque limitada), la RV144. Finalmente, nueve lugares en Sudáfrica están a punto de volver a probar el compuesto con ligeras modificaciones, algo sobre lo que habrá noticias en los próximos días.

2014/10/27

EL PAIS: La anorexia masculina: ignorada, minoritaria y distinta


La anorexia masculina supone el 10% de los casos. / GETTY
La anorexia entre los hombres es minoritaria (apenas un 10% de los casos) y pasa más inadvertida que entre las mujeres (niñas, adolescentes, jóvenes, fundamentalmente). Pero a pesar de haber sido un trastorno ignorado durante años, no solo existe; sino que tiene sus particularidades respecto a las chicas. Por ejemplo, destaca la proporción de homosexuales, que es superior entre los pacientes varones. También hay diferencias en las estrategias empleadas para perder peso por las víctimas de esta disfunción de la conducta alimentaria: en lugar (o además) de recurrir a prácticas como los vómitos, ellos tienden a desarrollar otros comportamientos como la obsesión por el ejercicio. E incluso hay más casos de comportamientos cruzados con la depresión y el abuso de drogas.
Estas son algunas de las conclusiones a las que han llegado investigadores de la Universidad de Montreal que se han sumergido en 24 estudios elaborados a lo largo de 15 años sobre las historias clínicas de 279 pacientes de entre 11 y 36 años para detectar los denominadores comunes entre hombres y mujeres con anorexia, y, sobre todo, identificar las diferencias.

La investigación dirigida por el equipo canadiense y publicada en la revista Neuropsychiatrie de l'Enfance et de l'adolescence destaca que los afectados de ambos sexos comparten el mismo terror por ganar peso o la obcecación enfermiza por llevar la cuenta de las calorías ingeridas. Pero inciden en las discordancias y reflexionan sobre ellas. Por ejemplo, respecto a la mayor tasa de homosexuales, los investigadores lanzan varias hipótesis. Entre ellas, sugieren que está relacionado con la importancia que se da en la comunidad gay a la apariencia física, pero también comentan que la anorexia podría ser un refugio frente a los conflictos derivados de la necesidad de afrontar la identidad sexual del paciente. “La anorexia nerviosa sería una forma de retrasar decisiones o de evitar afrontar dudas sobre la orientación homosexual”, plantea Laurence Corbeil-Serre, director de la investigación.
“Es cierto que estos chicos son un grupo de riesgo”, comenta Gonzalo Morandé, jefe de la unidad de Trastornos de la Alimentación del Hospital Niño Jesús de Madrid. “La tendencia homosexual es un clásico”, añade Enric Armengol, director médico del Centro de prevención y tratamiento de la anorexia y bulimia (Centro ABB) de Barcelona. “Por un lado, por las exigencias del aspecto físico de la comunidad gay y sus estereotipos de delgadez”, insiste Armengol. “Por otro, porque estos comportamientos se suelen dar en la adolescencia, durante unas etapas de desarrollo personal en los que están definiendo su orientación sexual, y padecen una tensión emocional que les hace más vulnerables a este tipo de comportamientos”.
Morandé, por cuya consulta han pasado durante los últimos 20 años “algo más de 2.000 chicas y más de 200 chicos” añade otro grupo de riesgo entre ellos. Este especialista señala a niños con sobrepeso “que se sienten rechazados y pasan de un extremo al contrario, especialmente si tienen un carácter obsesivo”. Y también apunta hacia los deportistas infantiles de alto nivel, algunos de los cuales ha tratado: “se crea una expectativa elevada respecto a ellos, y si no están a la altura del nivel de exigencia que se les ha puesto, se sienten fracasados, y lo pagan con la comida y con el ejercicio compulsivo”.
Hay otras diferencias a los que no alude el estudio pero sobre las que se detienen tanto Morandé como Armengol. Por ejemplo, las relacionadas con la reacción de unos y otras ante los tratamientos para hacer frente a la enfermedad. “En varones la respuesta es algo más rápida que entre ellas”, relata Armengol. “Sobre todo en la primera fase de la terapia, que es conductual [luego se trabaja más la personalidad], en la que tratamos de conseguir que el paciente recupere una ingesta saludable y deje de comer en función de cómo se siente emocionalmente”. ¿A qué se deben estos comportamientos diferenciados? “Quizás tenga que ver con el cerebro emocional del hombre, que responde mejor a los mensajes más directos y concretos”, comenta el psiquiatra del centro ABB. Hay otra posible explicación: es frecuente que las niñas con anorexia sean muy buenas alumnas, mientras los chicos no son igual de estudiosos, como comenta Morandé. Suelen ser chicas perfeccionistas y tenaces, ”lo que se convierte en un inconveniente a la hora de cambiar los hábitos”.
Investigaciones previas ya habían identificado problemas a la hora de diagnosticar la anorexia o la bulimia en hombres, debido a la percepción generalizada que existe de que se trata de enfermedades de mujeres, lo que confunde tanto a las víctimas como a los médicos encargados de detectar los síntomas. La consecuencia de ellos es una falta de tratamiento y apoyo adecuado, como apunta un trabajo de las universidades de Oxford y Glasgow publicado en el British Medical Journal en abril. Este aspecto, que en la mayoría de las veces juega en contra de los chicos con anorexia, sin embargo, en ocasiones puede ayudarles en la recuperación. “A veces los chicos que llegan con una conciencia de enfermedad baja responden bien al tratamiento cuando se dan cuenta de que su problema no tienen nada que ver con ser débil o raro, sino con un trastorno alimentario. Aclaran sus ideas, se relajan y reaccionan mejor”.
En términos generales, dos tercios de los enfermos se recuperan, para lo que necesitan un largo tratamiento de entre tres y cinco años. El tercio restante sigue con algún tipo de síntomas y en el 5% de los casos, la enfermedad se cronifica. “Estos números se mantienen por igual entre hombres y mujeres”, comenta el psiquiatra del hospital madrileño.

EL MUNDO: Niños contra la tiranía genital

INFANCIA El sexo sentido
Niños transexuales de toda España, junto a sus hermanos, el pasado domingo en Madrid. SERGIO GONZÁLEZ



La profesora de 2º de Infantil estaba explicando a la clase que las personas se dividen en dos sexos, masculino y femenino, cuando Guille levantó el dedo y lanzó una pregunta para la Historia:
- Seño, ¿y dónde está el otro?
La mujer fue presa de sus propias cejas sorprendidas, se recuperó con una sonrisa que iba a ser condescendiente y, cuando estaba a punto de responder al pequeñajo desde el orden aprendido, se acordó de que Guille, con sus cuatro añitos sin intoxicar, tiene una hermana transexual.
No hay cuerpos erróneos. Los genitales son una cosa y el sexo sentido otra, niñas con pene y niños con vulva intentando explicarle al mundo que la Naturaleza no se confunde, que igual el error lo ponemos nosotros cuando les vemos por fuera sin oírles por dentro. Y unas leyes que no les cambian el nombre ni el sexo que les escribimos al nacer, que no les dejan hormonarse si quieren, que les patologizan la vida que sienten y que deciden por ellos qué ser.
Hay un aire doble en este camping de la provincia de Madrid donde 36 familias con hijos transexuales desde los dos años de edad hasta los 17 vivieron el fin de semana pasado dos días de tolerancia y resurrección ante los ojos de EL MUNDO. El oxígeno de los juegos, las comidas, el fútbol, la piscina y el bosque traen aroma de fiesta y escondite, pero del bueno, del de contar hasta 20. Pero el viento de las mesas redondas y los talleres huele a protesta y a lágrimas tristes de antes y felices de ahora.
«A mi hija, que nació como niño y siempre se ponía en la fila de las niñas o se apuntaba a papeles de niña en el teatro del cole, le daban collejas, capones, tortazos, le apretaban el cuello y la insultaban. Era el maricón de la clase, ya sabes. Pero desde hace un año, cuando hicimos el tránsito y todos lo entendieron, es una cría feliz. El primer día que se vistió de niña íbamos de la mano hacia el colegio y me dijo: 'Mamá, me mira todo el mundo'. Y yo le contesté. 'Claro, hija, porque eres preciosa'».
A Michele y a Francis se les cae la emoción por las mejillas cuando se acuerdan. Les habían dicho que su caso era único y resulta que no, que hay miles de críos y de crías en este país creciendo en un sexo distinto al de sus genitales pero igual al de sus sentimientos, «sabiendo que no están en cuerpos equivocados, orgullosos de lo peculiares que son», como dice la sexóloga Almudena Herranz.

Y, sin embargo, ahí los tienen, pasando examen en las Unidades de Trastorno de Identidad de Género. «El trastorno lo tiene el tipo que piensa que la Naturaleza tiene un trastorno», dice entre las risas de las familias el catedrático de Filosofía y profesor de Antropología en la UNED Juan Gavilán.
Acaba de sentarse Juan ante un puñado de madres y padres recién aprendidos, gente que ha sufrido el sufrimiento de sus hijos y que ahora ya lo comprende todo. «No hay un curso normal de la diferenciación sexual; un niño de dos años puede entender más de dos sexos. Vuestros hijos no viven en cuerpos equivocados. Yo he oído a mujeres adultas decir: 'Yo soy una mujer con pene y soy feliz'. El pene de una mujer transexual no es el pene de un hombre, sino el de una mujer. Las nuevas generaciones de transexuales van a cambiar la Historia, no caerán en la disforia de género y en el sufrimiento, no les pasará como a esos chavales a los que han echado de sus casas y están viviendo en la calle».
Pero el futuro queda muy lejos cuando tienes cuatro años. Como la hija de Malena, que lleva dos renegando de su pene. «Ya se ha hecho cortes tres veces. Llora mucho, nos dice que ella es una niña, que no quiere tener eso que le cuelga y nos pregunta que cuándo se le va a caer. Últimamente se lo mete hacia adentro y se hace daño».
Malena lo cuenta en un corrillo empañando sus gafas. Alguien le coge las manos y aprieta. Malena anda con pena de ver a su niña vista como niño por sus amigos, su barrio, su colegio. Y sus papeles.
Porque aquí, en este aquelarre de abrazos, experiencias y esperanza que ha organizado la Asociación de Familias de Menores Transexuales Chrysallis, la ley está saliendo mal parada. «Las personas tienen derecho a vivir la infancia con arreglo a su identidad sexual y no tienen por qué exponer su situación ante nadie. Pero el Estado decide qué se hace con el niño. O sea, una injerencia. No le permite el cambio de nombre, ni de género, ni la hormonación. No le permite nada porque es un menor. No hay una ley integral que permita rectificar el error registral cuando nació o que acoja su derecho a recibir tratamiento hormonal antes de que empiece su desarrollo. En el Derecho no está prevista la existencia de menores transexuales». Habla Javier Maldonado, experto en Derecho y miembro de la directiva de Chrysallis. Y hay aplausos como de empatía. «La ley de 2007 sólo cambia el género a los adultos si se les ha diagnosticado disforia y han seguido un tratamiento de dos años. Es una ofensa a los menores, porque les excluye. Es una ignominia», continúa Javier entre cabezas que asienten.

Por eso Chrysallis va a pedir que el Gobierno incluya una disposición en la futura Ley de Protección de la Infancia que reconozca específicamente el derecho de los menores transexuales a desarrollarse conforme a su identidad sexual, un pellizco dado ya por el Consejo Económico y Social, que ha sugerido que la ley incluya el concepto de identidad sexual al desarrollar qué debe entenderse por interés superior del menor.
Interés superior del menor... Debe ser que en España a los niños transexuales no los atiendan los pediatras, sino los endocrinólogos y los psiquiatras de adultos, como denuncia Natalia Aventin, presidenta de Chrsyallis, o que los padres tengan que oír a un sociólogo decirle a María, de 7 años: «Tú tienes un problema, diga lo que diga tu madre».
Interés superior del menor es hoy el partido que están echando los chicos y algunas chicas, fútbol sin género con todos los géneros. Y la piscina, donde los chavales hablan en pandilla y los más pequeños juegan a aguantar bajo el agua. O sea, como fuera.
Aquí nadie se diferencia. Hay hermanos trans y hermanos no trans, amigos nuevos venidos de media España que no se preguntan cómo nacieron, sino a qué van a jugar antes de la cena. Aquí, en la vida sentida, la transexualidad ni siquiera es un sustantivo. Es como si no existiera.
Los tres mayores del grupo, dos chicos y una chica con 17 años nuevos, han decidido contar cómo es la vida con los bloqueadores hormonales, eso que el pediatra endocrinólogo Julio Guerrero ha explicado a los padres ilusionados: «Evitan los caracteres sexuales no deseados y estimulan los deseados».
Los adolescentes hablan a los padres y a otros niños. Nosotros les regalamos la intimidad. Y al salir, los chicos parecen por fuera lo que son por dentro y se pasan el domingo acicalados por la alegría, esa ropa de estreno que se pusieron hace un año y que ya no soltarán jamás.
Como la hermana de Guille...

2014/10/23

CGT Andalucía: La empresa de autobuses DAMAS vuelve a despedir a Loli Martin, CGT, tras ser declarado NULO su despido



        Málaga, 17 octubre 2014

*AUTOBUSES DAMAS, despide nuevamente a Loli Martín, tras declararse 
nulo su despido*

**

*Loli Martín, conductora de autobús en la empresa DAMAS, despedida, 
según la empresa, por hacer uso de la libertad de expresión en los 
medios de comunicación.*

**

*CGT ha mantenido reunión urgente el 16 de octubre, con el 
Viceconsejero de Fomento y con el director de Movilidad de la Junta de 
Andalucía al objeto de atajar los abusos de la empresa DAMAS contra 
sus trabajadores/as y contra la seguridad del transporte de viajeros 
por carretera.*

**

*La empresa Damas tras verse obligada a readmitir a Dolores Martin, 
**conductora que abiertamente ha reconocido su condición de Lesbiana 
**y que fue despedida arbitraria e ilegalmente por esta empresa de 
autobuses que explota concesiones publicas de la Junta de Andalucía, 
ha vuelto a despedir a Loli, esta vez alegando que la compañera ha 
comparecido en dos programas de Canal Sur y que la imagen de la 
empresa se ha visto deteriorada. Mientras, esta empresa continua 
obligando a sus conductores a realizar jornadas de trabajo de hasta 15 
horas diarias, circunstancia que nuevamente había sido puesta en 
conocimiento de la Inspección de Trabajo por Loli, previamente al 
despido. *

**

*En la reunión con los responsables de la Junta de Andalucía celebrada 
en Sevilla en el día de ayer, a la que asistieron el Sec. General de 
CGT Andalucía, el de CGT Sevilla, responsables del Sindicato de 
Transportes de CGT y miembros de la Sección Sindical de CGT en Damas, 
hemos exigido a la Junta la adopción de medidas tajantes contra la 
empresa DAMAS, como concesionaria publica, habiéndose alcanzado los 
siguientes compromisos de la Administración:*

*1.- Desde la Consejería de Fomento se va a citar a autobuses DAMAS a 
una reunión para que dé explicaciones de sus actuaciones contra la 
compañera Loli y justifique los incumplimientos de la normativa 
vigente en materia de seguridad y tiempos de conducción.*

*2.- Desde la Consejería se van a intentar incluir clausulas en los 
pliegos de condiciones de acceso a las concesiones del transporte de 
viajeros por carretera que eviten que cualquier empresa que haya sido 
condenada por vulnerar derechos fundamentales de sus trabajadores/as 
pueda acceder a las concesiones públicas.*

*3.- Se va a incrementar el control y la inspección sobre los 
trayectos que actualmente realiza la empresa DAMAS exigiendo a la 
empresa el cumplimiento de las normas de seguridad y tiempos máximos 
de trabajo y mínimos de descanso de sus profesionales.*

*4.- Se va a intentar gestionar la posibilidad de una reunión a tres 
bandas, Consejería, Damas y CGT, al objeto de que se normalice la 
dantesca situación provocada por actuaciones impropias de una empresa 
que gestiona concesiones públicas.*

**

*En los próximos días, desde la Consejería de Fomento de la Junta de 
Andalucía, se informará a CGT de las gestiones realizadas y de la 
posibilidad o no, conformea lo expresado por DAMAS, de mantener la 
reunión, así como de las actuaciones de vigilancia y control que se 
van aponer en marcha para exigir el cumplimiento de la legalidad y la 
máxima seguridad en las líneas de autobuses que explota esta empresa, 
hasta entonces desde CGT mantendremos la calma y no convocaremos 
acciones de protesta, que no dudaremos en dirigir contra la propia 
Junta de Andalucía si no se atajan de inmediato los abusos de esta 
empresa de autobuses.*

**


**

*Se amplía información en el 645483762 **(Miguel Montenegro, S General 
CGT-A) *

**

*CGT-ANDALUCIA ***