2013/05/21

EL PAIS: Acuerdo político en Reino Unido para salvar la ley del matrimonio homosexual

Conservadores y laboristas llegan a un pacto que debería permitir que la normativa entre en vigor a principios de este verano

Conservadores y laboristas alcanzaron en la tarde del lunes un acuerdo político para salvar la ley sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo y que debería permitir que la ley entrara en vigor a principios de este verano. El futuro de la ley estaba en entredicho por el intento de la derecha conservadora de hacerla descarrilar al presentar una enmienda defendiendo que la actual ley de parejas de hecho, que seguirá estando en vigor para los homosexuales que no quieran legalizar su relación a través del matrimonio, se extienda también a las parejas heterosexuales en la misma situación.
La enmienda atrae a la izquierda y a muchos homosexuales que defienden que de la misma manera que exigen el derecho al matrimonio por razones de igualdad, la ley de parejas de hecho debería estar abierta a todos, no solo a gais y lesbianas.
El problema es que existe la muy fundada sospecha de que las intenciones de la derecha tory no son tan bienintencionadas: la enmienda más bien parecía su último cartucho para hacer descarrilar la propuesta de ley de matrimonio porque obligaría al Gobierno a retrasar entre dos y cinco años su entrada en vigor para estudiar la manera de aplicarla y sus consecuencias económicas. Las primeras estimaciones del Gobierno, que los laboristas consideran completamente exageradas, cifran este coste adicional en unos 4.800 millones de euros al extender a las parejas heterosexuales no casadas los derechos económicos garantizados en la ley de parejas de hecho.
Al ser una cuestión peliaguda y de conciencia personal, los partidos han dado libertad de voto a sus diputados en la tramitación de la ley. Cuando llegó por primera vez a los Comunes en febrero, casi la mitad del grupo parlamentario conservador votó en contra. Ahora, con los tories cada vez más divididos a causa de las polémicas sobre la Unión Europea y con el primer ministro David Cameron cada vez más cuestionado por los sectores más derechistas de su propia formación, la ley se ha convertido en batalla política entre las distintas facciones del partido tory.
Por eso, y por la simpatía que despierta entre laboristas y liberales-demócratas que apoyan el matrimonio gay, la enmienda de la derecha tory tenía bastantes posibilidades de pasar adelante en la votación, que se esperaba para última hora de anoche.
El Gobierno había ofrecido a los laboristas examinar dentro de cinco años el funcionamiento de la nueva ley y decidir entonces si se ampliaba a las parejas heterosexuales la ley de parejas de hecho. Los laboristas preferían que la ley entrada de inmediato y en paralelo se empezara a estudiar su ampliación, y han decidido presentar su propia enmienda en esa línea y retirar su apoyo al de la derecha conservadora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada