2013/05/27

EL MUNDO: ¿Qué futuro tiene la Manif pour Tous?



 http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/blogoterraqueo/2013/05/27/que-futuro-tiene-la-manif-pour-tous.html

Más de un millón de personas, según la organización –150.000 según la policía–, acudieron ayer a la manifestación convocada en París por el colectivo ciudadano La Manif pour Tous (MPT). A pesar de que la ley sobre el matrimonio y la adopción para homosexuales fue promulgada por el Presidente de la República el pasado 17 de mayo y la primera boda gay francesa se celebrará en Montpellier el próximo miércoles 29, en presencia de las ministras Najat Vallaud-Belkacem (Derechos de las Mujeres) y Dominique Bertinotti (Familia), la oposición a dicha reforma social quiso realizar el domingo esta última demostración de fuerza, que sus líderes consideran la mayor movilización de la Quinta República desde mayo del 68.
Cuatro mil seiscientos agentes del orden se encargaron de mantener la calma en las calles de la capital. El titular de Interior Valls ya había prevenido de la posibilidad de que los desfiles o la concentración final en la explanada de Los Inválidos degenerasen en acciones violentas, dada la creciente participación en estas manifas de grupos radicales de ultraderecha. A las 20.00 horas, un portavoz del ministerio ya anunciaba 96 detenidos, de los cuales 39 fueron puestos a disposición judicial.
Ante el clima de crispación creciente y tras haber recibido durante la semana amenazas de muerte, la más conocida líder del movimiento, la humorista Frigide Barjot, no participó en la multitudinaria convocatoria, reconociendo haber perdido el  control del colectivo. Y al término del evento, acudió al plató de BFMTV para declarar que "La Manif pour Tous se ha terminado" y explicar que "con la promulgación de la ley Taubira, convocar más manifestaciones ya no tiene sentido". "Es el final de una etapa", resumía la activista de sempiterno fular rosa.

Efectivamente, desde el 17 de noviembre de 2012, Barjot y otros opositores a dicho texto legal vienen manifestándose en las calles de Francia con un inusitado éxito de convocatoria, puesto que su mensaje en defensa de la familia tradicional movilizaba inicialmente tanto a los sectores conservadores de la sociedad gala como a las asociaciones religiosas de distintos credos (católicos, musulmanes, judíos...). Pero, a pesar de negar cualquier discurso ultraderechista u homófobo, lo cierto es que en sus filas han ido colándose según pasaban los meses y la bola se hacía mayor, toda suerte de grupúsculos nacionalistas, supremacistas o ultracatos (Printemps Français, Jeunesses Nationalistes, Oeuvre Française, Generation Identitaire, Institut Civitas) que, con sus acciones violentas al término de las concentraciones, han conferido al colectivo una imagen extremista que al principio no tenía.
Para muestra, Generation Identitaire es esa pandilla de proto-skins que, en octubre pasado, ocuparon una mezquita de Bruxerolles, en las afueras de Poitiers (Charente-Maritime), terminando tres de sus cabecillas detenidos y acusados de "manifestación no autorizada, destrozos de bienes ajenos e incitación al odio racial". Y ese mismo grupo es el que ayer se coló en la sede nacional del Partido Socialista en la rue Solferino y desplegó una pancarta que rezaba "Hollande dimisión".
En este contexto de elementos incontrolados, la MPT parece condenada irremediablemente a autoinmolarse, a menos que logre organizarse en torno a un proyecto político. Y la gran duda que tiene en ascuas a los politólogos del Hexágono es si dicho proyecto –que hasta hoy ha contado con la simpatía de millones de franceses– no terminará situándose peligrosamente a la derecha de la derecha.
"A quienes crean que vamos a abandonar les anuncio desde aquí que el combate continúa", anunció ayer Ludovine de la Rochère en el discurso que cerró la convocatoria en Los Inválidos. "Vamos a seguir desplegándonos y estructurándonos para convertirnos en una fuerza ciudadana", prosiguió la presidenta de La Manif pour Tous. "Nuestro objetivo es empezar a aceptar militantes a partir de junio, pesar más en el debate público, luchar contra la ley Taubira y sus consecuencias y defender el futuro de la sociedad y los valores de Francia".
Como ya había anticipado semanas atrás Frigide Barjot, el colectivo podría presentar listas en las próximas elecciones municipales de marzo de 2014. Y han fijado su objetivo precisamente en aquellos departamentos donde el político local de la coalición Unión por un Movimiento Popular se haya mostrado condescendiente con la ley Taubira. Véase el caso de la senadora Fabienne Keller en Estrasburgo o de la futura candidata a alcaldesa de París Nathalie Kosciusko-Morizet.
Una lista alternativa que compita por el votante conservador es lo que más teme el actual presidente de la UMP Jean-François Copé, que ha acudido a todos los actos organizados a orillas del Sena por la MPT para "defender sus convicciones", pero también para salir en la foto y que sus seguidores, aburridos de la crisis interna del partido, no le castiguen en la próxima cita con las urnas apoyando a Barjot, De la Rochère y otros recién llegados a la carrera electoral.
Pero no todos los dirigentes de la Manif pour Tous tienen clara la estrategia a seguir en el futuro. "Hemos logrado movilizar a millones de ciudadanos contra una ley, pero no está claro que lo vayan a conseguir con un programa político", ha declarado a le Nouvel Observateur Sébastien Pilard, responsable del colectivo en el Grand Ouest (Loira, Bretaña y Normandía).
Como dice Pilard, la MPT era hasta ahora un movimiento "apolítico y contestatario" y quizá en esa condición residiera su poder de convocatoria y su capacidad para reagrupar sensibilidades muy diversas. Si se convierte en partido político, ya no será lo mismo. Además, al frente del mismo podrían terminar imponiéndose los partidarios de la línea más dura. Y eso sí que sería una catástrofe nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada