2013/05/27

EL MUNDO: Disturbios al término de la marcha contra el matrimonio homosexual en París

El ministro de Interior culpa a 'la extrema derecha'

Opositores las uniones gay ocupan la sede del partido socialista de Hollande

Unos 150.000 opositores del matrimonio homosexual -recién legalizado en Francia-, marchan por París en un evento fuertemente vigilado, dado que las autoridades temen brotes violentos de elementos extremistas. La cifra, proporcionada por la policía, contrasta con las previsiones de los organizadores, que aseguran que se ha rebasado el millón.
La ley fue promulgada la semana pasada y el primer matrimonio gay se celebrará el miércoles en Montpellier, pero los críticos con los nuevos derechos han dado una demostración final de fuerza en un clima particularmente tenso, hoy además que se celebra en el país el Día de la Madre.
"Último Día de la Madre antes de su liquidación", proclamaba un cartel en la multitud de manifestantes, muchos de los cuales gritaban consignas contra el gobierno socialista.
Durante una de las marchas, una veintena de opositores al matrimonio entre homosexuales ocuparon la sede del Partido Socialista (PS, en el Gobierno) en París durante la multitudinaria manifestación que se celebra en la capital gala, declaró un responsable de esa formación política.
El portavoz del partido David Assouline declaró en el canal de televisión "LCI" que "una veintena de militantes de un grupúsculo de extrema derecha Generación Identitaria" pudieron "alcanzar las terrazas con escaleras".
La jefatura de policía de París ha movilizado 4.500 policías y gendarmes para enmarcar las cuatro marchas programadas en la capital -tres organizadas por el grupo 'la Manif pour tous' y una cuarta por el Instituto Civitas-, próximo a los católicos más radicales.
Durante varios días, uno de los rostros más visibles de las protestas, la humorista Frigide Barjot, claramente sobrepasada por la derecha, se ha declarado amenazada y privada de su libertad de expresión hasta el punto de dejar de manifestarse.
De acuerdo con una encuesta publicada el domingo, casi tres cuartas partes de los franceses (72%) piensan que es hora de abandonar las protestas ahora que se aprobó la ley, que hace de Francia el 14 país en reconocer el matrimonio gay.

Incidentes

Algunos cientos de manifestantes lanzaron botellas, proyectiles y petardos contra la policía al término de la marcha, que se desarrolló de manera pacífica y terminó con una concentración en la explanada de los Inválidos.
Los violentos, muchos de ellos con el rostro tapado, son unos 450 individuos que han protagonizado hechos "extremadamente graves", según declaró a la cadena de televisión 'BFM TV' Laurent Nunez, responsable de la oficina del delegado del Gobierno de París.
Por su parte, el ministro francés del Interior, Manuel Valls, condenó los actos violentos a través de un comunicado. "Varios cientos de personas se han negado a dispersarse al término de la gran manifestación contra el matrimonio homosexual, una parte de ellos provocaron y agredieron a las fuerzas del orden y a los periodistas", indicó el ministro, que responsabilizó a "la extrema derecha"
En la víspera, Valls había recomendado a los detractores de la ley -promulgada hace ocho días por el presidente de Francia, François Hollande- que no acudieran con niños a la manifestación, ante el creciente clima de tensión. Para contener posibles incidentes se había habilitado un dispositivo de 4.500 policías.
Durante la jornada, el único incidente se registró en la sede del Partido Socialista (PS) en París, donde una veintena de militantes de extrema derecha entraron sin permiso y desplegaron una banderola en el tejado en la que podía leerse: "Hollande dimisión".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada