2010/04/12

20100412- Galicia, ¿abierta al sexo neutro?

Colectivos homosexuales gallegos aseguran que el reconocimiento oficial tardará en llegar

Critican que la sociedad obligue a etiquetar a las personas bajo los conceptos de hombre o mujer pero se muestran cautos a la hora de incluir un tercer sexo, el neutro. Los colectivos de gays, lesbianas y transexuales de Galicia ven con buenos ojos la decisión de Australia –que ha reconocido a la primera persona de género neutro de la historia– pero aseguran que lo primero es analizar la demanda, los cambios legales de su aplicación y sobre todo, concienciar a una población que, lamentan, "aún no está preparada?.

ANA RAMIL . VIGO Ni hombre ni mujer. El británico Norrie May-Welby aseguraba no encajar en ninguno de los dos sexos y por ello, el gobierno australiano le reconoció oficialmente como una persona de género neutro hace tan sólo unas semanas. Una decisión pionera en todo el mundo y que ha abierto el debate también en Galicia. Las asociaciones que agrupan al colectivo homosexual y transexual en la comunidad aplauden que se reconozca este derecho pero se muestran cautos a la hora de trasladarlo a territorio gallego. Antes de modificar cualquier normativa abogan por concienciar a la población sobre la incorporación de este tercer sexo, algo que califican de "muy complejo".
"Que junto a la casilla de hombre y varón en el DNI hubiese una tercera opción sería algo que no debería molestar a nadie, no quita nada pero da dignidad a quienes se encuentran en esta situación", señala el presidente de Colega-Galicia –asociación en defensa de los derechos de gays, lesbianas y transexuales–, Rafael Moral, quien añade: "Lo primero es conocer cuanta gente hace esta demanda pero aunque sólo fuesen tres creemos que están en su derecho". Una opinión que comparten desde la agrupación Milhomes. "No conozco ningún caso en la ciudad pero estas personas tienen que tener problemas en su vida cotidiana porque, por ejemplo, a la hora de ir a un vestuario o al baño en un sitio público, ¿a cuál van?", sostiene su presidente, José Carlos Alonso.
Pero a la hora de reconocer este derecho, el colectivo homosexual asegura que hay que ir por pasos. "Es algo muy novedoso y antes de cambiar una ley hay que estudiar mucho cual es la situación, los mecanismos legales que conllevaría y lo que supondría a nivel social", señala Fito Ferreiro de la Plataforma de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales del PSdeG. "Antes de correr hay que andar. Por eso acabamos de solicitar al Parlamento que cree una comisión para elaborar una ley de antidiscriminación en la que se incluya este derecho pero también otros como avances para la transexualidad", añaden desde Colega-Galicia.
Lo primero pasa por conocer cuánta gente demanda el reconocimiento de un tercer sexo. Desde las asociaciones confiesan que hay pocos afectados pero piden contrastar datos. En este sentido, desde la organización Colega a nivel estatal se ha remitido un escrito al Instituto Nacional de Estadística para que elabore un informe. Además, se ha enviado la iniciativa para ampliar los derechos de estos ciudadanos al Congreso de los Diputados.
Antes de cambiar la ley y que el DNI permita identificarse como hombre, mujer o de género neutro, la mayoría de asociaciones aboga también por preparar a la sociedad para un cambio que definen como "muy grande". "Desde hace siglos los ciudadanos están encorsetados bajo la definición de hombre y mujer, algo que habría que romper", señala Fito Ferreiro, quien resalta: "El problema está en que mientras homosexuales hubo siempre aunque no se reconocieran públicamente, esto es algo totalmente nuevo, abstracto y que a la gente le va a costar aceptar". "Hay que sensibilizar", añade Rafael Moral.
Desde Milhomes, sin embargo, comparten el rechazo a que el planeta se divida en cosas masculinas y femeninas, pero aseguran que la ciudadanía se mostrará indiferente ante la llegada del tercer sexo o género neutro. "Es ridículo que todavía haya que especificar el sexo biológico en el DNI o que cuando vayas al gimnasio, hombres y mujeres no puedan compartir vestuario", señala José Carlos Alonso. "Sin embargo, no creo que esta medida afecte a la población. La gente suele oponerse cuando siente que algo le agrede pero, en este tema, habrá tan pocos casos que lo considerarán algo anecdótico, una excentricidad", sostiene.
Problemas con el lenguaje
La designación del británico Norrie May-Welby bajo el término de "sexo neutro" no gustó a determinados colectivos que consideran que no es la palabra más adecuada ya que puede llevar a error. En Galicia, sin embargo, aseguran que el término es lo de menos. "Son los filólogos los que tienen que pronunciarse. Si hay una palabra en nuestro idioma que defina esta situación debe usarse y sino habrá que crear una", sostiene Moral.
El día en que los gallegos se dividan en chicas, chicos y neutros todavía está lejos. Pese a todo, los colectivos gays aseguran que llegará, aunque no se sabe cuándo ni cómo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada