2014/07/05

PUBLICO: Cifuentes duda de que la marcha del Orgullo se sitúe dentro del derecho de manifestación

La líder del PSOE en Europa, Elena Valenciano, reivindica los desfiles porque trasmiten "un soplo de fuerza" a las personas perseguidas.
La delegada de Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes.

La delegada de Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes.EP



La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha afirmado que el desfile del Orgullo Gay, que se celebra este sábado en Madrid, tiene una naturaleza distinta al resto de manifestaciones y que "existen dudas de que este tipo de acontecimientos entren dentro del derecho de reunión". Aunque finalmente la Delegación ha decidido que sí entra dentro del derecho de manifestación y, por tanto, la institución tiene que regularla, como así ha ocurrido hasta ahora, señala que aunque una parte del Orgullo Gay tiene una connotación reivindicativa, "en el derecho de reunión no entra una manifestación con carrozas".
"Eso no es derecho de reunión, es otra cosa. Pero como tiene ese componente reivindicativo, es un acontecimiento a caballo entre ese derecho y algo más lúdico", ha dicho Cifuentes, que ha pedido un informe a la Abogacía del Estado sobre su competencia en este tipo de eventos. A pesar de ello, la representante del Gobierno central en Madrid finalmente acordó, tras varias reuniones con los organizadores, que la marcha del Orgullo Gay discurriera por el Paseo del Prado, la segunda opción de los promotores del desfile, y no por la Gran Vía, la primera opción que dieron.
"Todo se hizo en base a un informe del Ayuntamiento de Madrid que alertaba de los problemas de seguridad que entraña Gran Vía porque va a reunir a más de un millón de personas. Supone que vayan a circular camiones y la Gran Vía es estrecha porque imposibilita que puedan entrar los equipos emergencia. ¿Quién asume el riesgo un trayecto con un informe negativo de Protección Civil del Ayuntamiento si allí ocurre cualquier cosa, como un incendio en una casa o un infarto y no puede entrar la ambulancia?", se ha preguntado.
Cristina Cifuentes reconoce que ha recibido cartas de asociaciones de empresarios de la noche madrileña y de los comerciantes del Gran Vía solicitando que reconsidera su decisión porque esta opción es "una fuente de ingresos" para los comerciantes y empresarios de esta zona. "Pero yo tengo que velar por la seguridad de todos", les respondió. "El Cogam y la FELGTB eran conscientes de que el trayecto de Gran Vía entrañaba el problema de seguridad. A mí me da igual que una manifestación se realice en una vía u otra, incluso en el tráfico puede alterar más el eje Prado-Recoletos que en Gran Vía", ha apostillado.

"No hay doble vara de medir"

Cifuentes, preguntada por la permisividad entre dicha marcha gay con otras movilizaciones por el centro de Madrid, como las celebración del Real Madrid de la Copa de Europa, ha negado que exista una doble vara de medir, ya que "la Ley es igual para todos". "Me resulta muy curioso porque una celebración deportiva no entra dentro del derecho de reunión porque tienen legislaciones diferentes. En una celebración deportiva la Delegación del Gobierno no tiene absolutamente nada que decir, mientras que un acontecimiento deportivo sí porque se rige por la Ley de Violencia en el Deporte", ha explicado.
Así, la representante del Gobierno en Madrid ha precisado que las celebraciones deportivas no entran dentro del derecho de reunión, aunque reconoce que como se producen aglomeraciones importantes de personas la Policía está presente para evitar alteraciones de orden público o delitos de robo al descuido. "Pero ese tipo de eventos que supone la utilización del espacio público corresponde regularlos a los ayuntamientos", ha apuntado.
Además, Cifuentes señala que ambos eventos son muy distintos, ya que en las celebraciones deportivas se colocan vallas y los aficionados se colocan detrás, mientras que en el Orgullo Gay hay carrozas con la gente entre medias. "En todos los orgullos tenemos la dificultad que tienen las carrozas para ir avanzando y el riesgo objetivo para las personas que van transitando al lado de las carrozas", ha concluido.
Por su parte, la presidenta del PSOE en el Parlamento Europeo, Elena Valenciano, ha reivindicado los desfiles del Día del Orgullo Gay como un "soplo de fuerza" para las personas LGTB que, en muchos lugares del mundo son "aisladas, perseguidas, amenazadas, agredidas e incluso asesinadas por ser lesbianas, gays, transexuales o bisexuales. Por ser como son". A través de su Facebook, Valenciano ha lanzado un mensaje de apoyo y esperanza a todas estas personas, incidiendo en que "nuestra fiesta debe enviar un mensaje sonoro y comprometido".
La líder del PSOE en Europa ha manifestado que "para muchos homosexuales del mundo, las paradas y desfiles del Día del Orgullo, en ciudades como Madrid, son la única esperanza, el soplo de fuerza que necesitan para seguir sintiéndose dignos y libres aunque vivan prisioneros de la cárcel, de la intolerancia o del miedo". Valenciano ha terminado su texto mostrando su respaldo y esperanza de cambio: "Estamos aquí, a vuestro lado. La lucha continúa y cada día somos más".



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada