2014/07/01

EL CORREO: «Maricones, de aquí no vais a pasar»


Ricardo y Luis llevan más de una década residiendo en Almería. Son pareja desde hace muchos años. Y nunca jamás habían padecido una situación como la que acabaron denunciando el sábado en la Comisaría de Policía de Almería. Como suelen hacer de forma habitual, aprovechando el buen tiempo almeriense, fueron a la playa de Torregarcía -dentro del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar-. Y una vez allí, pretendieron disfrutar de una mañana de playa haciendo nudismo. "Normalmente ahí la mayoría de la gente hace nudismo. Vamos allí siempre, todos los veranos, y nunca, nunca hemos tenido ningún problema ni nada", alega Ricardo, de 70 años y aquejado de esclerosis múltiple.
Según su relato, tras un baño en la mar, caminaban ambos desnudos por la playa -en la que no eran los únicos nudistas- cuando dos varones "que debían de ser padre e hijo" le salieron al paso al grito de "maricones, de aquí no vais a pasar". Tras una acalorada discusión en la que, según consta en la denuncia a la que ha tenido acceso este diario, los presuntos agresores les habrían proferido "insultos de tono homofóbico", las palabras llegaron a mayores.
"El más joven me soltó, así, de golpe y porrazo, un hostión colosal que me tumbó literalmente", recuerda Ricardo. Un golpe al que habrían seguido "patadas por todo el cuerpo". Aún se siente dolorido, reconoce. Pero la peor suerte la tuvo su pareja, Luis, de 53 años. Al observar la presunta agresión, y con ánimo de intentar frenar el enfrentamiento, salió al paso recordando que se trataba de una persona mayor. Tras ello, también obtuvo -siempre según la denuncia- un golpe fuerte que le dejó "completamente conmocionado" y que le provocó una herida sangrante en el rostro. "Dos familias que estaban allí y que también estaban haciendo nudismo vinieron en nuestro socorro. Una de ellas principalmente se acercó y llamó a una ambulancia cuando vieron a Luis sangrando como un cochino".
Junto a la ambulancia se personó una patrulla policial cuyos agentes habrían identificado a los presuntos agresores -que seguían en la playa-. "Lo curioso de todo es que ellos se quedaron en la playa tan contentos y nosotros tuvimos que irnos en ambulancia y a la Comisaría a hacer la declaración", rememoraba Ricardo, aún con el miedo metido en el cuerpo. Su pareja acabó con cuatro puntos de sutura en el rostro.
"No hemos hecho daño a nadie"
"Estamos muy fastidiados, porque aparte de la humillación y el daño moral, a mi la paliza que me han dado ha sido rotunda. Tengo 70 años y estoy enfermo. Esto no me hace ningún bien. Y Luis, con 53 años, es más joven pero también está enfermo. Y le han roto la cara sin comerlo ni beberlo. No hemos hecho daño a nadie. Tuvimos un comportamiento normal, somos personas serias", remachaba Ricardo.
Están aún perplejos por lo ocurrido. Curiosamente, estos hechos -que este domingo avanzaba la web de información Infolibre.es- ocurrían el sábado 28 de junio, Día Internacional del Orgullo Gay. A esas horas de la mañana (los hechos tuvieron lugar a las 13.30 horas), en decenas de ciudades de todo el mundo, también en Almería, se celebraban actos reivindicativos contra la discriminación por motivos afectivos y sexuales.
"Nos sorprendió mucho porque vamos [a la playa almeriense de Torregarcía] desde hace un montón de años", insiste uno de los denunciantes. "Nunca jamás nos había ocurrido", insisten. "Había una actitud muy homófoba. Insultándonos, de maricones, cerdos... de todo", recuerda, aún molesto por las contusiones, el mayor de los dos agredidos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada