2014/06/30

GARA: Reivindicaciones desde el otro lado del arco iris

El artista Gilbert Baker se inspiró en la canción «Over the rainbow» para crear una bandera multicolor de ocho franjas en 1978. De California dio el salto al mundo entero, perdiendo en su camino el rosa y el turquesa. Lo que no ha cambiado es su significado: la igualdad de todas las personas sin tener en cuenta su género y sexualidad, reivindicada ayer un año más también en Euskal Herria.


Cada 28 de junio millones de personas salen a la calle en todo el mundo portando la ya conocidísima bandera para reivindicar la igualdad entre todas las personas, independientemente de su género y sexualidad. Cada vez más gente se suma a esta iniciativa que, sin necesariamente acudir a alguna de las manifestaciones que se celebran en nuestras ciudades, colocan banderas de colores en ventanas o balcones. Sin lugar a dudas, es uno de los eventos más coloridos del año, y sigue siendo tan reivindicativo como al principio. La comunidad de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales se manifestó ayer en Gasteiz, Iruñea, Bilbo y Donostia, mientras que Biarritz hizo lo propio el pasado fin de semana.
GARA ha hablado con diferentes colectivos LGBT de Euskal Herria y todos coinciden en decir que aunque la celebración del Día Internacional del Orgullo LGBT sea divertida y festiva, todavía hay mucho que reivindicar y no cabe aflojar el paso. Así, la coordinadora E28J de Bizkaia realiza esta reflexión sobre lo que queda por conseguir en la sociedad: «En 1977 pedíamos la derogación de la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social; en la actualidad la policía puede recriminar su actitud a cualquier pareja que muestre su afecto en público, y se aplica con especial animosidad contra las parejas del mismo sexo. Pedíamos la superación de los roles macho/hembra; nos encontramos con que la imposición del binarismo es más fuerte que nunca (en euskara siempre ha habido nombres de persona sin género que ahora Euskaltzaindia pretende normativizar o la práctica común de cirugía genital a los recién nacidos intersexuales). Pedíamos la obligación de la Seguridad Social a la acción preventiva de enfermedades venéreas, y nos encontramos con recortes continuos y el cambio pretendido en la Ley del Aborto».
Visibilización de las mujeres lesbianas
El centro Aldarte de estudios y documentación por las libertades sexuales toma como reto apoyar a las personas «vulnerables dentro de la comunidad LGBT, como pueden ser las personas emigrantes, con discapacidad, transgénero, gitanos y gitanas, mayores y jóvenes», explica Amparo Villar, la coordinadora del centro. Sin embargo, sus esfuerzos están dirigidos especialmente en visibilizar a las mujeres lesbianas, «tomado su homosexualidad como una dimensión política y no como algo personal e intimo, que es como está considerado ahora». De este modo, pretenden conseguir una sociedad más justa e igualitaria.
Igualdad real y ayuda al refugiado
Imanol Alvarez, de Ehgam, que se unió a la manifestación de Bilbo con la idea de que hay que unir la lucha y la diversión, explicó que su prioridad actualmente es que toda la gente, mujeres, hombres, jóvenes y mayores, «sean libres de vivir lo que sienten». «Hubo gente que fue a la cárcel porque la homosexualidad era delito. Poco a poco conseguimos que se fueran cambiando las leyes; una de las últimas fue la ley del matrimonio. A pesar de que la mayoría de las reivindicaciones ya están conseguidas, todavía quedan algunos flecos, sobre todo con lo que tiene que ver con el estatus de refugiado», explica. Además, cree que hay que concienciar a la sociedad en las escuelas, en la calle, en las familias, en los medios de comunicación y en el trabajo.
Berdindu, educación y VIH
La asociación Gehitu de Donostia define tres pilares actualmente, a pesar de que no son sus únicas luchas. Por un lado, quiere reforzar el servicio Berdindu del Gobierno de Lakua, que ofrece apoyo personal a las personas LGBT y del entorno. A su vez, impulsa programas educativos dirigidos a jóvenes y al profesorado, e investigaciones acerca de las actitudes juveniles referidas a la diversidad sexual. En tercer lugar, Gehitu está especialmente preocupada por la sensibilización y prevención del VIH ante las crecientes infecciones entre los hombres homosexuales. La asociación dobló ayer sus esfuerzos para dar visibilidad a un colectivo muy presente en la sociedad.
Reproducción asistida para todas
En Ipar Euskal Herria tienen más batallas por delante, puesto que el auge de la extrema derecha ha obligado al Gobierno francés a rechazar muchas propuestas. La asociación Les Bascos lucha por la discriminación a las personas homosexuales o transexuales. Para poder gestionar mejor ese apoyo, ayer inauguraron su nuevo centro, llamado Txalaparta, en la calle Laffitte de Baiona. Se centrarán, en gran medida, en aconsejar a la gente joven que ha sido rechazada por su familia, aunque sus puertas estarán abiertas para todo aquel que lo necesite.
En cuanto a las prioridades actuales, destaca la reproducción asistida para mujeres solteras. En el Estado francés no es legal, por lo que si una mujer decide quedarse embarazada debe hacer el trámite en otro país y, al regresar, no puede decir decir de qué manera ha resultado la gestación porque el niño o niña no será reconocido por el Estado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada