2013/07/21

EL PAIS:Un estudio evaluará la protección de los antivirales en relaciones gais

El efecto protector de la terapia antiviral para evitar la transmisión del VIH está ya demostrado en varios trabajos cuando se trata de parejas heterosexuales. Pero hasta ahora había dudas de si esos resultados se podían aplicar a parejas gais. El Centro Sandoval de Madrid ha iniciado un trabajo para evaluar este aspecto, que ha recibido financiación de la primera convocatoria de proyectos para la prevención del VIH y la hepatitis que conceden Gilead y el Instituto de Salud Carlos III.
La idea de base es que si una persona mantiene su carga viral indetectable (una concentración de virus circulante tan baja que los sistemas analíticos de hace unos años no podían ni detectarlo, y que ahora se considera cuando hay menos de 50 copias por mililitro de sangre), no puede infectar a su pareja. En Sandoval, un trabajo dirigido por el médico Jorge del Romero, ha descrito que esto sucede así (con otros factores, como que no haya otras enfermedades de transmisión sexual concurrentes) después de estudiar más de 7.000 coitos en parejas heterosexuales serodiscordantes (con un miembro con VIH y el otro no), que han llevado al nacimiento de más de 100 niños sanos. Es decir, en ningún caso ha habido transmisión del virus al miembro de la pareja sano ni al bebé.
Esto, sin embargo, no se había comprobado en parejas gais, donde la anatomía de las relaciones es distinta. Y ese es el trabajo que va a hacer el Centro de Sandoval. Se trata de demostrar que si el miembro infectado de la pareja mantiene controlada la cantidad de VIH, no infecta a su pareja aunque tenga relaciones desprotegidas. La idea de origen es la misma: con carga viral indetectable, no hay nada que transmitir.
 

La suposición de los investigadores es que esto va a ser así. Algunos trabajos, como uno reciente presentado en la séptima Conferencia sobre Patogénesis, Transmisión y Prevención del VIH celebrada a primeros de mes en Kuala Lumpur (Malasia). En ella se presentó un trabajo con 153 hombres que tenían sexo con hombres (la manera oficial de denominar en estos círculos a los que tienen prácticas gais para no excluir a los que las mantienen de manera esporádica o no se identifican con los homosexuales) en el que se midió el nivel de virus en semen. Se vio que, después de hacer dos mediciones, el 93% de los hombres que tenían niveles indetectables en sangre también los tenían en el esperma. El otro 7,3% dio positivo en algún análisis, pero a concentraciones que no se puede demostrar que causan la infección.
Estos datos duplican el resultado obtenido por otro trabajo similar francés (un 3,1% de casos positivos), lo que indica que hay una relación bastante estrecha entre el nivel de VIH en sangre y en semen, aunque no sea igual al 100%. El riesgo que esto pueda suponer a la hora de tener sexo desprotegido es el objeto de estudio del Centro Sandoval.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada