2010/04/10

20100410- "Me masturbaban, me hacían masturbarlos, me sodomizaban"

Los niños sordos violados por religiosos en un colegio italiano le piden al Papa que hable de la pederastia en la Iglesia

Dario Laiti, una víctima de abusos, es sordo y tiene grandes dificultades para hablar. Sin embargo, tiene un mensaje claro para el Papa Benedicto XVI: que exponga a los sacerdotes acosadores, pasados y presentes, vivos y muertos, por el bien de la Iglesia.

"Creo que el Papa tiene que hacer justicia. Tiene que librarse de todos los sacerdotes que han abusado de niños. Tiene que decir al mundo quienes eran esas personas y cuáles de ellas siguen con vida", dijo Laiti.

Hasta el momento, el Papa no ha hablado directamente de la nueva ola de acusaciones.

Abusos sexuales que están pesando sobre la Iglesia Católica en países, como Estados Unidos, Italia y su Alemania natal. Laiti, de 59 años, y otros dos que dijeron que sufrieron abusos cuando eran niños en la escuela Antonio Provolo para sordos, que dirigía la Iglesia en Verona, se han unido a una creciente lista de víctimas que están pidiendo al Pontífice que aborde más y más abiertamente la crisis.

"La punta del iceberg"

La diócesis de Verona ha abierto una investigación sobre las acusaciones. Dice que aunque algunos abusos pudieron suceder en la escuela en los años 50 y 60, no estaban tan extendidos como afirman algunos estudiantes de Provolo. Han aparecido víctimas en muchos lugares, entre ellos Alemania y Estados Unidos. Pero Laiti y su ex compañeros de clase se han hecho visibles en un país donde la Iglesia Católica aún ejerce un enorme poder.

"Creo que esto es sólo la punta del iceberg", explicó Marco Politi, un analista sobre el Vaticano y biógrafo papal. "La Iglesia tiene una cultura de secretismo en todos los países, pero aquí en Italia, al contrario que en algunos países anglosajones, aún ejerce un papel importante en política, así que la gente aún teme salir y criticarla", dijo Politi.

Cultura del silencio

El mes pasado, el monseñor Charles Scicluna, alto funcionario en el departamento vaticano que investiga los casos de abusos, comentó que estaba preocupado por "una cierta cultura del silencio que siento que está muy extendida en el país". Los ex estudiantes del colegio, que en aquel momento dirigía una pequeña orden religiosa llamada Compañía de María, firmaron declaraciones a finales del 2008 diciendo que sufrieron abusos por parte de dos docenas de curas, monjes y hombres religiosos seglares, sobre todo en los 60.

"El Papa tiene que hacer justicia y librarse de los sacerdotes que han abusado de niños"
Sus historias han acaparado más atención conforme el escándalo de abusos se arremolina en todo el mundo y afecta a la imagen de la Iglesia Católica.

Algunos se están cuestionando ahora si el Papa Benedicto XVI, entonces conocido como Joseph Ratzinger, gestionó mal los casos de abusos cuando era obispo en Alemania y posteriormente alto cargo de la curia romana antes de ser elegido en el 2005.

Laiti y otras dos víctimas, Gianni Bisoli, de 61 años, y Moreno Corbellari, de 60, describieron sus duras experiencias en unas entrevistas desde un jardín de un edificio en Verona donde el Ayuntamiento les ha cedido un local para las reuniones de su asociación. Los hombres hablan con dificultad y a veces necesitan la ayuda de un intérprete al expresarse a través de la lengua de signos.

"Tenía seis años y comenzaron a acosarme sexualmente"

"Fui a Provolo cuando tenía seis años y tras unas pocas semanas comenzaron a acosarme sexualmente, dos o tres veces a la semana, durante seis o siete años", dijo Laiti, que trabajó como repartidor en una compañía de componentes de automóviles antes de jubilarse. "Me masturbaban, me hacían masturbarlos, me sodomizaban".

"Era bañado, perfumado y llevado a la residencia del obispo. Qué guapo eres, me decía"

Gianni Bisoli, de 61 años, dijo que él también sufrió abusos por la noche en la cama, en los baños y en la tienda de carpintería. Acudió a la escuela entre 1957 y 1963 antes de escapar.

Bisoli aseguró que fue obligado a realizar sexo oral y a veces "era bañado y perfumado" y llevado a la residencia del obispo, que ya ha fallecido. "Miraba al techo que parecía como si estuviera en un museo y él decía qué guapo eres. No sabía qué hacer. Una vez me desnudó", recordó Bisoli.

Eso sucedió "cuatro o cinco veces" y comenzó desde que tenía 12 años hasta que cumplió 14 ó 15. Cuando se le preguntó qué debería hacer el Papa, Bisoli respondió: Debería deshacerse [de los curas abusadores]. Y si es responsable debería dimitir".

La diócesis abre una investigación

La arquidiócesis de Verona abrió una investigación sobre las acusaciones de los abusos poco después de que L'Espresso lo revelara por primera vez al año pasado. Monseñor Bruno Fasani, portavoz de la diócesis, dijo que curas, monjes y personal que trabajaron en la escuela entre los años 50 y 70 fueron interrogados tras la información y que no estaban al tanto de que existieran abusos sistemáticos.

Fasani aseguró que la investigación halló que hace décadas dos jóvenes "aspirantes a curas" fueron "inmediatamente expulsados" cuando se descubrió que les atraían sexualmente los niños.

El portavoz dijo que cuando la diócesis empezó a investigar, un monje que trabajó en la escuela hace décadas y que ahora tiene 80 años admitió haber abusado de los niños. Apuntó que se sometería a terapia y a más investigaciones, y abandonó la orden.

"La Iglesia tiene una cultura de secretismo. En Italia, ejerce un papel importante en política y la gente teme criticarla"

Los resultados de la investigación de Verona fueron enviados al Vaticano el año pasado y éste respondió hace dos meses, diciendo a la diócesis que continuara investigando al convocar a todos los que dijeron ser objeto de abusos para escuchar sus historias. "Queremos aclararlo", afirmó Fasani.

"Aunque algo puede haber pasado, decir que 24 curas y monjes eran abusadores de un total de 28 en toda la orden religiosa no se sostiene", añadió el portavoz de la diócesis. "Estamos buscando la verdad".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada