2015/01/20

Comunicado de la UNIÓN ROMANÍ ante las manifestaciones homófobas de Los Chunguitos

 

Antes de que Mediaset decidiera la expulsión del programa GH VIP de Los Chunguitos la Unión Romani hizo público un comunicado posicionándose abiertamente en contra de las desgraciadas manifestaciones realizadas por estos populares artistas relacionadas con la homosexualidad. Ellos dijeron, entre otras inaguantables barbaridades, que preferían tener “Un hijo deforme o con una enfermedad antes que maricón" y que «ser homosexual es delito en la ley gitana»,

Nosotros, los gitanos y gitanas de Unión Romani, estamos en total disconformidad con esas manifestaciones.
La dignidad de la persona humana exige el máximo respeto y la opción personal a la que cada uno opte no debe ser, bajo ningún concepto, objeto de repudio y mucho menos de insulto.
En la comunidad gitana, como en cualquier otra colectividad, existe la homosexualidad y jamás ha sido un delito en nuestra Ley.
Una vez más lamentamos que afirmaciones como estas sean proferidas por personas de nuestra comunidad que no representan a nada ni a nadie entre nosotros. Desde la Unión Romani luchamos tanto contra la gitanofobia como contra la homofobia que no dejan de ser formas gravísimas de discriminación.
Mediaset y Tele5 también tienen su parte de culpa
Pero Mediaset y Tele5 no son ajenas a este incidente. Ellos sabían, porque son expertos en el análisis de las audiencias, que invitar a Los Chunguitos a un programa como GH VIP era tener garantizado el escándalo. Como efectivamente así ha sucedido. Para los promotores de este programa la cosa era fácil: tan sólo tenían que copiar la línea de producción de “Palabra de Gitano”, el incalificable programa de TV que más daño nos ha hecho en los últimos tiempos.
La estrategia estaba perfectamente diseñada. Primero se anuncia la expulsión de los hermanos Salazar en la cuenta de Mediaset en Twitter, lo que originó una gran expectación por ver como se producía la salida del plató de TV. El éxito estaba garantizado: La audiencia fue arrasadora: casi cuatro millones y medio de espectadores, llegando al minuto de oro cuando Los Chunguitos estaban en el plató a los5.801.820 espectadores (41, 1% de share). Una vez más los gitanos hemos sido negocio para una cadena de TV. Y seguirán porque esto no ha acabado aquí. Ya lo verán.
 
Si lo que han dicho Los Chunguitos lo hubiera dicho un “gadcho” (payo) la cosa no habría tenido mayor repercusión. Pero lo han dicho unos gitanos, famosos aunque analfabetos y el guirigay está garantizado.
 
Mientras tanto a nosotros se nos acaba el aliento para seguir diciendo que la libre orientación sexual de las personas no es una enfermedad, ni una maldición de Dios, ni mucho menos está establecida en la Ley Gitana.  Pero, ¡claro!, esto no da audiencia.
 
Juan de Dios Ramírez-Heredia
Abogado y periodista
Presidente de Unión Romani

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada