2013/08/05

EL MUNDO: Gays uruguayos: 'Ya no somos ciudadanos de segunda'

http://www.elmundo.es/america/2013/08/05/noticias/1375705460.HTML

Rubén y Martín, a punto de registrarse.| D.C.
Rubén y Martín, a punto de registrarse.| D.C.

El frío de la mañana poco importaba. Había que estar bien temprano, a las 7.30 de este lunes, primer día que la ley habilitó para la inscripción en el Registro Civil de aquellas parejas homosexuales que busquen casamiento. Y allí estaban. Los primeros, Sergio Miranda de 45 años, y Rodrigo Borda, de 39. "Somos la primera pareja que se inscribe en Uruguay, quisimos hacer uso de la ley y estamos muy contentos por nosotros y por el país. Es una instancia bien importante, donde para este tema ya no hay más ciudadanos de primera y de segunda, ojalá esto se expanda a otros países y que pueda existir este tipo de leyes para eso mismo, para tener los mismos derechos", cuenta Sergio a ELMUNDO.es.

La puerta del Registro, en la calle Sarandí, solo tiene como testigos al viento frío que sopla del Río de la Plata, a los futuros esposos y a decenas de medios de comunicación que montan guardia en la peatonal, a la espera de más parejas. El flujo de interesados no es tan alto, y aseguran que tampoco lo será en estos primeros días. Portavoces de los distintos colectivos gay aseguran que la cifra de 7.700 parejas argentinas que ya contrajeron matrimonio, será difícil de igualar en Uruguay.

Rubén tiene 53 años, trabaja en un banco del Estado y es gay confeso desde hace muchos años. Su pareja se llama Martín, tiene 36 años, y conviven desde 1997. Será una de las parejas homosexuales que contraerá matrimonio en Uruguay en los próximos días. De hecho, este martes a las 8 de la mañana concurrirán al Registro Civil de la Ciudad Vieja, en la capital uruguaya, para confirmar la unión. Juntos, contaron su historia a ELMUNDO.es. "Nos conocimos el 15 de diciembre de 1997, como toda pareja salimos un tiempo, y después se dio que yo vivía con mis padres por motivos económicos. Le propuse venirse a vivir conmigo y así fue como arrancamos hace 15 años".

Rubén es empleado público y no ha tenido reacciones en contra. Frente a la sociedad, sí las hubo. El hecho de no poder darse un beso, tomarse de la mano en público, cosas que antes no se podía hacer. Ahora la sociedad se ha abierto bastante, quiero creer que no son hipócritas. Muestra de ello es esta ley que salió. Ahora sigue la lucha, no es fácil salir del armario y caminar de la mano por la calle", comenta Ruben. Es el mismo que pensó que la ley iba a demorar un poco más. "Sinceramente pensé que iba a costar muchísimo, no pensé que fuera a salir tan rápido. Tenía confianza en los legisladores de izquierda, por su mente más abierta, pero se sumó Fernando Amado del Partido Colorado también".

Con la ley de su lado, no tienen dudas que las parejas aprovecharán el marco legal para casarse, aunque también saben de muchas parejas que continuarán por fuera de los papeles. Quien responde es Martín. "Puede haber parejas que entiendan que no es necesaria la ley, yo veo que la ley sí puede generar un cambio a tiempo en la sociedad y que se entienda que se puede ser feliz con un hombre o una mujer, lo que sea". Entonces su pareja corrobora "que acá no hay ciudadanos de segunda ni de primera, somos iguales ante la ley y todos tenemos derecho de ser felices no importa cómo ni con quién".

Sergio y Rodrigo roban las miradas de los transeúntes que a esa hora de la mañana se atreven con el frío invernal de la Ciudad Vieja, en el corazón económico de Montevideo. También son la atracción de los móviles, de la radio y televisión. Reparten abrazos y sonrisas entre unos pocos amigos, algún que otro abogado, y el funcionario del Registro que les dio fecha para volver a la oficina en algunos días más. Son los mismos que tienen palabras hacia lo que sucede en otros territorios. "Los resultados de una encuesta dicen que Uruguay es el país más 'gay friendly' de Sudamérica, y está décimo en el mundo. Esto no es casual, cosas como esta ley lo hacen posible. Desde la ley antidiscriminación, la de adopción, ahora la de matrimonio igualitario, son avances aunque queda mucho por hacer", responde Sergio sobre la realidad del país.

A su lado, tomado de su brazo, Rodrigo también opina. "Hay situaciones bien diferentes que se viven en países como Rusia, que acaba de firmar la Doma, leyes homofóbicas terribles que se aplican tanto a turistas como ciudadanos naturales. También en América del Sur quedan países que penan el hecho de ser homosexual".

Preparativos en marcha


Este martes concurrirán al Registro Civil, y ya están en marcha los preparativos de la boda. Son Ruben y Martín, un poco más lejos del minuto de fama otorgado por ser los primeros. "Estamos como locos", dicen entre risas y al unísono. La parte económica les obliga a no realizar fiesta, y además reúnen dinero para partir de viaje, pero sí compartirán el grato momento con sus amigos y familiares. "Que nos acompañen el día del casamiento, pues será un momento muy importante y emocionante. Vamos a formar una familia dentro de la ley", se enorgullece Ruben.

Martín, el más joven de ambos, es el encargado de hablar sobre la posibilidad de tener hijos. "La posibilidad de chicos no, por el hecho de que ya tenemos una edad como para decir que los niños no. Además para adoptar niños no es tan fácil, lleva mucho tiempo, quizás cuando lo den ya estoy en etapa de que me digan abuelo", cuenta un jocoso Ruben, feliz ante la nueva etapa de sus vidas. Juntos preparan la lista de invitados a la ceremonia civil, grupos de amigos heterosexuales y homosexuales, sin distinción alguna... como lo marca la nueva ley. "Nos hemos sentido muy apoyados por todos, muy aceptados en todo tipo de reuniones y de ámbitos".

Son conscientes de que la puesta en vigor de la ley habilitará una suerte de avalancha de uniones matrimoniales, y conocen parejas que darán el sí en breve. "Hay una pareja que se casó en Buenos Aires, y que ahora se casarán en Uruguay. Además otra pareja que hace 12 años está conviviendo, ellos también confirmaron", narra Martín. Tanto él como su novio piensan que el flujo de inscritos será importante en estos primeros días.

Pasan los minutos, avanza la mañana, y no llegan más parejas a la inscripción. Seguramente muchos optarán por la tarde, otros por los días siguientes. Es el momento de las promesas. "Me invitan al casamiento, sí o sí", bromea un vecino que pasea por la zona. Claro que sí, responden ellos. Están juntos desde 1999, ahora lideran un emprendimiento comercial, un medio de comunicación desde la comunidad con distribución gratuita. "Es nuestro primer emprendimiento como pareja", y lo primero que harán como matrimonio legal en Uruguay, con el aval de la ley.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada