2013/07/02

EL CORREO: Orgullosos de ser americanos gays

San Francisco celebra el mayor desfile de Estados Unidos cuatro días después de que el Tribunal Supremo aprobara los derechos de los matrimonios del mismo sexo

Orgullosos de ser americanos gays
Miles de personas celebran el día del Orgullo Gay en San Francisco. / Ap
 Orgullos más que nunca de ser gays y con la bandera del arco iris izada en cada esquina de San Francisco. Así celebraron este domingo miles de personas el día del Orgullo Gay en la ciudad referente mundial del movimiento gay. «Yes, we are gays», gritaban dos jóvenes mientras recorrían el centro de la ciudad.
Hace apenas tres días que el Tribunal Supremo de Estados Unidos aprobaba la igualdad de derechos en los matrimonios gays y permitía que en California se volvieran a autorizar bodas con personas del mismo sexo, prohibidas desde hacía cinco años. La ciudad llevaba tres días de celebraciones que culminaron con el Parade Gay, la más larga de todo el país.
Más de 300 carrozas de todos los colores desfilaron por la calle Market, el epicentro de la ciudad, encabezados por el alcalde de SanFrancisco, Edwin Mah Lee, el sherif, los bomberos y las compañías tecnológicas. Google, Facebook, Twitter. Todos tienen su grupo gay y quién no, es rechazado por estar desfasado y fuera de tendencia. Google, pionera en customizar sus instalaciones, decoraba esta semana la entrada con la bandera del arco iris y preparaba en el comedor oficial una tarta de chucherías gigantes para todos sus empleados.
Todos están orgullosos de ser gays, tener un amigo gay o un jefe gay. Esta mentalidad es la del emprendedor, el creativo, y la filosofía de las compañías más revolucionarias que diariamente nacen en SanFrancisco. «Nadie se avergüenza de ser gay y la ciudad respira a libertad por todos lados», aseguraba Robert, director de proyectos. «I'm alive, I'm proud to be gay» (estoy vivo y estoy orgulloso de ser gay) gritaba uno de los participantes con la camiseta de Facebook mientras miles de espectadores le saludaban y le animaban.

'La ciudad gay de América'

Toda la ciudad se vuelca con la Parade y desde la comunidad china, india, brasileña o latina nadie se pierde la cita. Esta fiesta es la más importante en la ciudad de la Costa Oeste y donde más gente viaja para celebrar el evento. Desde el viernes, turistas y norteamericanos procedentes de distintas ciudades disfrutaban de SanFrancisco en Dolores Park y en el barrio Castro; centro neurálgico donde se originó el movimiento gay y donde tiendas y bares están especializadas y dirigidas al colectivo. El amor libre se respira por los cuatro costados, aunque la mayoría de las veces no es apto para menores de 18 años.
La ciudad lleva 43 años celebrando la fiesta por excelencia de los gays desde que un día llegara un grupo a la Costa Oeste. Durante la II Guerra Mundial, el ejército estadounidense dejó en el puerto de San Francisco a militares gays rechazados por su tendencia sexual. Muchos de ellos se asentaron en el barrio de Castro y así comenzó a crecer la comunidad. Pero como en cualquier lucha por unos valores, siempre hay una cabeza visible. Harvey Milk se convertía en el principal defensor de los derechos de los gays en los años 70. Abrió una tienda de fotografía, Cámara Castro, y desde allí inició una defensa sin precedentes llegando a convertirse en el primer hombre abiertamente homosexual en ser elegido para un cargo público en la Junta de Supervisores de SanFrancisco.
Su presencia en la política permitió que la ciudad fuera aceptando e integrando al colectivo. Fue asesinado en 1978 y su muerte fue llorada en una gran concentración que recorrió las principales calles. Hoy en día su recuerdo y sus fotografías siguen presentes en los restaurantes del barrio. «San Francisco no es Estados Unidos, esto es un oasis y aquí da igual que salgas en chándal y tacones o con el pelo rojo. Todo vale y por eso aquí el colectivo gay se siente libre», señala Raúl García, un madrileño veterinario que llegó a la ciudad hace 13 años y nunca falta a la cita.
En 1964 la revista Life declaraba a San Francisco la ciudad gay de América y desde entonces se ha hecho merecedora de esta denominación. Desde el uno de junio, Market Street, donde se concentran las tiendas de firma y la zona financiera, muestra con orgullo banderas del arco iris, tamaño sábana, para celebrar la presencia del colectivo más influyente de la ciudad, que roza el 15% de la población. Incluso, las tiendas customizan sus escaparates con particulares guiños.
«Es increíble la libertad que existe; a nadie le sorprende que dos parejas de chicas se besen en la calle», comenta Marcel, un francés ingeniero afincado en San Francisco con su pareja Joseph. Quién también ha dado el apoyo al colectivo ha sido el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, que anunciaba esta semana: «Cuando todos los americanos son tratados por igual todos somos más libres». A la cita no faltaron políticos venidos de toda California para acudir a este evento. La fiesta finalizó a altas horas de la madrugada, pero SanFrancisco sigue viva y con más energía y libertad que nunca.

 

 

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada