2013/06/27

Nathalie Baye: "Creía que cuando uno cambia de sexo, cambia su sexualidad, y no es así"

Foto: Gtresonline. Foto: Gtresonline.

Nathalie Baye es una de las grandes damas del cine francés, y con una larga carrera de más de 40 años y cargada de premios -cuatro César, Copa Volpi en Venecia, mejor actriz en San Sebastián...-, ha hecho numerosas películas. Desde 'La noche americana', de François Truffaut, a 'Atrápame si puedes', dirigida por Spielberg y en la que encarnaba a la madre de Leonardo di Caprio. De 'La flor del mal', bajo las órdenes de Claude Chabrol, a 'Venus, salón de Belleza' y 'Una dulce Mentira', ambas junto a Audrey Tautou. De 'Una relación privada' ('Une liaison pornographique'), con Sergi López de infatigable compañero sexual, a esta 'Laurence Anyways', recién llegada a la cartelera.
En esta cinta, galardonada en los Festivales de Cannes -Queer Palm y mejor actriz de Una cierta mirada para Suzanne Clément- y de Toronto -mejor película canadiense-, da vida a la madre de Laurence, un hombre atractivo, profesor de literatura y enamorado de su novia que experimenta un profundo problema de identidad. Ha nacido atrapado en un cuerpo masculino (el magnífico actor que lo interpreta, Melvil Poupaud, es, además, muy masculino), pero se siente mujer.
Amable, simpática y con mucho sentido del humor, Nathalie Baye habla con YO DONA en París, en los encuentros organizados por Unifrance Films, para promover el cine francés. Esta película, intensa, emocionante, dolorosa y creíble, es una coproducción franco-canadiense dirigida por el cineasta de Quebec Xavier Dolan.
'Laurence Anyways' es una película fuerte. ¿Qué tal la experiencia?
También fuerte (ríe). Xavier Dolan, el director, cumplió 23 años durante el rodaje. ¡23 años! Es muy joven. Me reuní con él, me contó la historia, leí el guión, me gustó; me gustó el papel de la madre, que aunque no es la protagonista, es muy importante, y dije: "Sí". Mi ambición en mi carrera no es solo ser la protagonista, así que me resulta un privilegio trabajar con un director tan joven y con tanto talento.
¿Cómo es Xavier Dolan?
Bastante carismático, pero, sobre todo, muy, muy listo. Es inteligente, rápido, lleno de ideas... Y a la vez, escucha. A mí no me da miedo preguntar, aunque sean preguntas tontas (ríe), porque yo necesito entenderlo todo, así que pasamos mucho tiempo juntos y yo preguntaba.
Cartel de la película 'Laurence Anyways'. Cartel de la película 'Laurence Anyways'.
¿Y qué le preguntaba?
De una forma muy estúpida, antes de hacer la película yo creía que cuando uno cambia de sexo, cuando un hombre siente profundamente que es una mujer y quiere cambiar su sexo, cambia su sexualidad. Pensé: "Si un hombre quiere ser mujer, querrá salir con un hombre", así que no sabía que no cambia su sexualidad, y creo que eso es un punto clave en la película, en la historia. Este hombre está realmente enamorado de su novia, con la que vive desde hace dos o tres años, y quiere amarla hasta el fin de sus días. Por eso también le pide que le ayude en este cambio tan increíble. Entiendo que para la chica no es tan fácil (sonríe), pero yo no sabía eso. Hablé con muchas personas y, sí, efectivamente es así. Creo que mucha gente piensa que se trata de una perversión, pero no lo es. Es algo que está reconocido desde el punto de vista médico. Esta película es una historia de amor increíble, porque ella también le sigue amando.
¿Cómo ve la relación de su personaje, la madre, con su hijo?
Estas no son cosas que se puedan aceptar en dos minutos. La relación entre ellos no era buena cuando él era hombre, y tampoco con el padre, pero para la madre es como un instinto animal. La madre siente algo que no puede explicar, y sabe, ya ha sentido, que algo le pasaba a su hijo. Curiosamente, cuando él se convierte en mujer, ya no es su hijo, sino su hija, y tiene una buena relación con ella. Creo que también es porque finalmente Laurence está bien consigo mismo. Ha vivido durante 35 años en esa piel incómoda y con esa negación acerca de sí mismo y ahora todo cambia. Pero las cosas así requieren tiempo. Leí varios artículos sobre gente que cambia de sexo y les lleva un tiempo aceptarlo.
¿Profundizó en su propia maternidad para comprenderlo y entender cómo reacciona la madre? (Nathalie Baye es madre de la actriz Laura Smet, fruto de su relación con el rockero Johnny Hallyday).
Hmm (Pensativa). No lo sé (ríe). Estoy segura de que como soy madre, puedo comprender lo que es el amor hacia un hijo, incluso aunque una ya esté enamorada de un hombre. El amor maternal es algo muy extraño. Puede llegar inmediatamente, cuando tienes al bebé, o tardar uno o dos días. Yo tardé un día, no sé por qué, y de repente, con mi hija, supe por primera vez lo que significa amor. Antes creía que lo sabía, pero es algo especial. Puedes vivir perfectamente bien sin tener hijos, pero una vez que los tienes es algo especial. Quizá me haya ayudado para la película, pero cuando actúo yo no pienso en mi propia vida. Cuando eres actriz y tienes que actuar, matas a toda tu familia en tu cabeza (ríe). Pero al cabo de unos años ya no necesitas eso.
Por último, ¿qué recuerda de Sergi López en 'Una relación privada'?
En francés se llamaba 'Una relación pornográfica', que es mucho más fuerte (ríe). Pero me encantó hacer esa película. Y Sergi es uno de mis compañeros favoritos. Es un gran actor.
¿Y de Spielberg? Con él trabajó en 'Atrápame si puedes'.
No es tan distinto a otros directores. Va muy rápido. Está en una cosa y, al mismo tiempo, está buscando el sitio adecuado en el que colocar la cámara, y si de repente no lo encuentra, es como un tigre en una jaula. Empieza: "grrrr..."(ríe). Con él no hay ensayos, lo cual es duro, y esa era una película con muchos actores y mucha figuración... Cuando está contento con una escena es como un adolescente de 16 años: salta, baila contigo... Es estupendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada