2010/11/21

21112010-El papa justificó por primera vez uso del preservativo contra sida

El papa justificó por primera vez uso del preservativo contra sida
Benedicto XVI.

Dijo que deben humanizar la sexualidad para vencer al VIH


Benedicto XVI justificó por primera vez el uso del preservativo en algunos casos, como el de una prostituta que busca evitar el contagio del Sida. Sin embargo, dijo que no es la forma de combatir la enfermedad y llamó a no banalizar la sexualidad.

"Pueden existir algunos casos particulares justificados, por ejemplo cuando una prostituta usa un profiláctico, y esto puede ser un primer paso hacia una moralización, un primer acto de responsabilidad para desarrollar nuevamente la conciencia del hecho que no todo está permitido y no se puede hacer todo lo que uno desea", subrayó Benedicto XVI, abriendo la puerta por primera vez al uso del preservativo en casos específicos.

Sin embargo, el Pontífice puntualizó que "este no es el verdadero modo de derrotar la infección del VIH", y sostuvo que "es necesaria una humanización de la sexualidad".

Las sorpresivas declaraciones del Papa, dadas a conocer ayer por el diario vaticano L`Osservatore Romano, son parte de una entrevista con el periodista alemán Peter Seewald contenida en el libro "Luz del Mundo: El Papa, la Iglesia y las señales de los tiempos``, que saldrá a la venta el próximo martes 23 de noviembre.

"Concentrarse sólo en el preservativo significaría banalizar la sexualidad, y esta banalización representa justamente el peligroso motivo por el que tantas y tantas personas no ven más en la sexualidad la expresión de su amor, sino sólo una suerte de droga, que se suministran ellos mismos", sostuvo el jefe de la Iglesia Católica.

La lucha contra esta banalización del sexo, agregó, "forma parte del gran esfuerzo que debe ser llevado a cabo para que la sexualidad sea evaluada positivamente, y pueda ejercer su efecto positivo sobre el ser humano en su totalidad".

La Iglesia Católica tradicionalmente se ha opuesto a la utilización del preservativo, como se ha opuesto a todo método de contracepción. Esto incluso ha vuelto al Vaticano objeto de duras críticas debido a su postura ante la expansión del Sida.

En marzo del 2009, Benedicto XVI despertó la polémica y el malestar de gobiernos europeos, organismo internacionales y científicos cuando afirmó, en su primer viaje a África, que el uso de preservativos no resolvía el problema del Sida. "Por el contrario, lo agudizan", dijo, en un continente donde 22 millones de personas están infectadas por este virus, alcanzando el 68% de la población mundial afectada.

Francia, Alemania y la agencia de las Naciones Unidas a cargo de combatir el Sida condenaron tal declaración y la calificaron de irresponsable y peligrosa. El Vaticano se vio obligado a intervenir y afirmar que el Papa había querido subrayar que la confianza en los profilácticos era una distracción ante la necesidad de una educación adecuada en conducta sexual.

El obispo de Salto, Monseñor Pablo Galimberti, dijo a El País que las declaraciones de Benedicto XVI conocidas ayer "contemplan aquello que planteó en su viaje anterior al África", en referencia a la necesidad de no centrar la campaña de prevención del Sida en el uso del preservativo.

Por otra parte, dijo que demuestran que el Papa no elude el tema y que "la ley general tiene algunas excepciones".

Pero aclaró: "La intención es asumir mejor la sexualidad y no sólo evitar el contagio. No quiere decir que hay que usar el preservativo pensando que de esa manera se divierte más y se disfruta más el instinto sexual. No hay que separar el sexo de amor".

El teólogo uruguayo Alberto Methol Ferré, en entrevista con el diario La Nación en abril del 2005, planteó que si bien la Iglesia no aceptaba el uso del preservativo, existían algunos casos concretos en los que estaba considerado una falta menor. Sin embargo, el teólogo se refirió a su uso como método anticonceptivo, algo a lo que el Papa no aludió, al menos en el fragmento de la entrevista adelantado ayer por L`Osservatore Romano.

"La Iglesia distinguió siempre entre pecado mortal y venial. Para mí, el preservativo es un asunto venial, pero necesario, porque si no el matrimonio se expone a tener veinte hijos, y eso es imposible. Lógicamente, la Iglesia no puede decir urbi et orbi "Usen preservativo", pero lo contempla, caso por caso", dijo Methol.

Monseñor Heriberto Bodeant, obispo de Melo, y vocero de la Conferencia Episcopal, no quiso referirse a las excepciones justificadas en el uso del preservativo, pero si defendió la humanización de la sexualidad a la que aludió el Pontífice.

"El Papa se refiere a una concepción del hombre como una totalidad, es algo que viene de la antropología cristiana. El insiste en eso hoy porque estamos viendo una fragmentación de la persona que es lo más trágico que nos puede ocurrir", afirmó Bodeant. "En ese sentido es que la sexualidad debe ser una expresión del amor y no vivirse como algo independiente", explicó a El País.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada