2010/10/09

BERRIAK / NOTICIAS





Juzgan a cuatro militares por propinar una paliza a un izquierdista homosexual

Cuatro militares acusados de propinar una paliza a un izquierdista militante de una asociación de homosexuales en San Sebastián serán juzgados mañana en un Juzgado de lo Penal la capital guipuzcoana, ha informado el colectivo EGHAM.
Dos de estos militares están acusados de ser los autores materiales de los golpes, mientras que los otros dos están imputados por no evitar la paliza ni asistir al herido, el miembro del partido político Zutik y del colectivo de homosexuales EGHAM, Mikel Martín, quien sufrió numerosas heridas de las que estuvo convaleciente durante 137 días.
Este juicio fue suspendido el 11 de mayo de 2007, después de que la defensa desvelara en las cuestiones previas de la vista que uno de sus clientes prestó declaración sin ser asistido por un abogado.
Previamente, la defensa de los cuatro militares había intentado alcanzar un acuerdo con el fiscal y las acusaciones para que el juicio no llegara a celebrarse. Sin embargo, la representación de Mikel Martín rechazó esta posibilidad por expreso deseo de la víctima, que quería que la vista tuviera lugar.
Mañana se retomará el juicio después de haber subsanado el error de la fase de instrucción y que obligó a repetir las diligencias a partir de ese momento.
Los hechos enjuiciados ocurrieron sobre las 23.00 horas del 13 de enero de 2005 en la calle Urbieta, en pleno centro de San Sebastián, cuando presuntamente los cuatro procesados comenzaron a destrozar el mobiliario urbano mientras proferían gritos contra ETA y contra el plan Ibarretxe.
Los cuatro hombres se acercaron entonces a Mikel Martín, que se encontraba en las proximidades y, tras decirle "tú seguro que apruebas el plan Ibarretxe", "seguro que eres de los que está de acuerdo con ETA", comenzaron a propinarle golpes, aunque presuntamente sólo dos de ellos participaron en la paliza.
La víctima, que perdió el conocimiento como resultado de la agresión, fue trasladada al hospital con diversas heridas, aunque fue dada de alta ese mismo día.
Martín sufrió varios traumatismos en el cráneo y la cara, heridas en el labio superior, policontusiones, el arrancamiento parcial de la cabeza del peroné y una fractura en la rodilla izquierda, entre otras lesiones que tardaron en curar 137 días, de los que 102 estuvo impedido para realizar sus labores habituales.
Por ello, el fiscal reclama un año y medio de prisión para cada uno de los dos presuntos autores materiales de la agresión y que indemnicen al agredido con 6.000 euros, mientras que para los otros dos militares pide sendas multas de 4.200 euros.
La acusación particular, que ejerce Mikel Martín, y la acusación popular, que representa a Zutik y a EGHAM, eleva hasta los tres años de cárcel la petición de pena para los dos primeros y demanda multas de 7.200 euros para los dos restantes, además de reclamar una indemnización de 18.000 euros

El mundo 04/10/2010

******************************************

Hiruna urteko kartzela zigor eskaera, Mikel Martin EHGAMeko kidearen ustezko erasotzaileentzat

Espainiako lau militar epaitzen hasi dira gaur, Donostian. 2005ean izan zen jipoia; konortea jo arte jo zuten Martin eta 137 egun behar izan zituen zauriak osatzeko.

Gaur hasi dira Donostiako Epaitegian Mikel Martin Euskal Herriko Gay-Les Askapenerako Mugimenduko (EHGAM) eta Zutik-eko kidearen kontrako erasoari buruzko epaiketa, eta Espainiako lau militar daude akusatuen aulkian. Martinen abokatu Miguel Castellsek haietako birentzako hiruna urteko kartzela zigorra eskatu du, eta beste bientzako 7.200na euroko isuna. Martin errenteriarra da.

2005eko urtarrilaren 13an jasan zuen jipoia Mikel Martinek. Donostiako Urbieta kaletik zihoala, gauez, lau pertsona ikusi zituen jarrera bortitzean, kale seinaleak jotzen. Hurbildu zenean, irainka hasi zitzaizkion, Martinek berak salatu duenez. Ondoren, konortea jo arte jo zuten hau, bortizki, ea ETAren eta Juan Jose Ibarretxe Eusko Jaurlaritzako orduko lehendakariaren planaren aldekoa zen galdetuz. Martinek 137 egun behar izan zituen erasoan egin zizkioten zauriak osatzeko.

"Justizia baino ez dut eskatzen", esan du EHGAMeko kideak gaur.

Elkarretaratzeak
Atzo Niessen merkataritza zentroaren atarian eta gaur Donostiako Epaitegiaren aurrean elkarretaratzeak izan dira Martini eginiko erasoa salatzeko. EHGAMek eta Zutik-ek antolatu dituzte.

Oarsoaldeko Hitza 05/10/2010

***************************************************
EB convoca a una concentración en el inicio del juicio por la agresión a Mikel Martín


Ezker Batua-Berdeak de Errenteria hizo público ayer un escrito para mostrar su solidaridad con el vecino de Errenteria Mikel Martín, ante el juicio que se va a iniciar esta mañana por la agresión que sufrió en el año 2005.
Según señalan desde esta formación en el mismo, «hoy martes, día 5 de octubre, se celebrará la vista contra los cuatro militares que el 13 de enero de 2005 agredieron brutalmente al vecino de Errenteria, Mikel Martín. La agresión se produjo cuando caminaba por la calle Urbieta y varios desconocidos estaban destrozando señales de tráfico. Al llamarles la atención, le rodearon y golpearon, entre expresiones como: '¿Te parecerá bien lo que hace ETA? ¿Y estarás de acuerdo con el plan Ibarretxe, cabrón'?». Posteriormente, se comprobó que los desconocidos eran militares que en aquellos días se encontraban de maniobras. Mikel tardó en recuperarse de la agresión 137 días».
Desde EB-B dicen que «mostramos nuevamente nuestra solidaridad con Mikel y solicitamos que los agresores sean condenados a las máximas penas posibles, ante un acto especialmente preocupante, dado que nos hace considerar que el pensamiento democrático y el respeto a los demás es una asignatura pendiente para algunos miembros del ejército español».
Por último señalan que «más de cinco años después se celebrará la vista hoy, que comenzará a las diez de la mañana en los juzgados de Atotxa en Donostia». Previamente, a las 9.45, hay convocada una concentración a la que desde Ezker Batua-Berdeak se llama a acudir a la misma.

Diario vasco 05.10.10

**************************************************

Mikel Martinen aurkako erasoa
Militarren «izua»

Mikel Martinen kontrako erasoari buruzko epaiketa hasi da Donostian. Akusatutako lau soldaduetako batek aitortu du «bi kolpe» jo zizkiola, baina «jendea jazarka» zutelako ihes egin zutela.
Mikel Martin EHGAM Euskal Herriko Gay-Les Askapenerako Mugimenduko eta Zutik-eko militantea Donostian jipoitu zutenetik bortz urte baino gehiago igaro direnean ekin diote epaiketari, Gipuzkoako hiriburuko auzitegian. Espainiako lau militar daude akusatuta, eta haietako batek onartu du «bi kolpe» eman zizkiola Martini, «irainka» hurbildu zitzaiolako. Gainerakoek, eraso ziotenik ukatu, eta gertaeren tokitik ihes egin zutela azaldu dute, jendea «jazarka» hasi zitzaielako. Arrats hartan «izututa» zeudela diote laurek. Jipoiaren ondorioz, Martinek 137 egun behar izan zituen zauriak erabat osatzeko. Epaiketak heldu den astelehenean jarraituko du, hilaren 11n, perituen eta lekukoen deklarazioekin.

Erasoa 2005eko urtarrilaren 13an gertatu zen. Akusazio partikularrak eta EHGAMek eta Zutik-ek osatutako herri akusazioak hiru urteko kartzela zigorra eskatu dute militarretako birentzat, eta bertze bientzat 7.200 euroko isuna. Horrez gain, 18.000 euroko kalteordaina eskatu dute. Fiskaltzak, berriz, urte eta erdiko kartzela zigorra eskatu du birentzat, eta 4.200 euroko isuna bertzeentzat. Martini 6.000 euroko kalte-ordaina emateko ere eskatu du. Azkenik, defentsako abokatuak kasua artxibatzeko eskatu du, baina epaileak ez du onartu defentsaren eskaria.

Lau militarrek Martin jipoitu zutela ukatu dute epaiketan. Arrats hartan Kontxa ondoko Molly Malone tabernan zeudela kontatu dute, eta haien aurkako «giro txarra» zegoela. «Poliziak edo militarrak ginela jakin zuten». Haien bertsioaren arabera, taberna uztea erabaki zuten, eta kaletik zihoazela gizonezko bat hurbildu zitzaien gibeletik, «irainka eta ETAren alde oihuka». Akusatuetako batek, Cristian Riverak, onartu du Martini «ukabilkada bat eta muturreko bat» jo zizkiola, baina ukatu egin du hark konortea galdu zuela eta odola zeriola. Martinek garezurrean eta aurpegian kolpeak zeuzkan, goiko ezpainean zauria, peronearen buruaren zati bat erauzita eta haustura bat ezker belaunean. Akusatuek orain diote ez dakitela zauri horiek nolatan egin zituen.

Martinekin topo egin ondoren pairatutako «izua» azaldu dute militarrek. «Jendea atera zen bazter guztietatik». Akusatuetako batek dio «borrokak» zirela. Baieztapen hori zertan oinarritzen duen galdetu dio akusazioaren abokatu batek. «Arropan», erantzun dio militarrak. «Eta nola janzten dira borrokak?», galdetu dio abokatuak. «Mendiko botak, kirola egiteko galtzak, ile luzea, belarritakoak...», deskribatu dio akusatuak.

«Jendetza» hartatik taxian ihes egin zutela azaldu dute akusatuek, eta ondoren binaka banatu zirela. Udaltzaingoak Rivera eta Alberto Luengo soldaduak atxilotu zituen arrats hartan, eta gainerako biak biharamunean.

Martin: «Ez naiz orduko pertsona bera»

Biktimaren kontakizuna hagitz bertzelakoa izan da. Martinen arabera, Urbieta kaletik oinez zihoala lagun talde bat ikusi zuen kontrako norabidean, zarata sortzen eta «ez oso jarrera abegikorrean». Jarraian, haietako bat, kalea gurutzatu, eta gainera etorri zitzaion. Luengo izan zela adierazi du Martinek, eta «ziur ETAren alde dagoen horietako bat zarela» erran ziola. Jarraian, bigarren bat hurbildu -Rivera seinalatu du-, eta «Ibarretxe Planaren aldekoa» zela erran zion. Jarraian, ostiko bat eman zioten, eta ihesean hasi zen, Askatasunaren etorbidera bidean. Martinek kontatu du handik gutxira harrapatu zutela eta «lagun batek baino gehiagok» jipoitu zutela. «Ondoren, ebakuntza gela batean esnatu nintzen».

Erasoa zergatik egin zioten galdetuta, erantzun argirik ez du Martinek. «Gay ekintzaile gisa ezagutu ninduten agian, baina egin zidaten galdeketan euskaldun itxura ikusiko zidaten». Erasoaren ondorioz, tratamendu psikologikoa behar izan du Martinek, baina senda-agiria jaso arren erran du ez dela «orduko pertsona bera». «Fidakorra nintzen, ez nion inorren itxurari erreparatzen, eta orain hiru aldiz pentsatzen dut». Defentsaren lekuko baten testigantzarekin bukatu da saioa.

NONDIK NORAKOAK

Erasoa. 2005eko urtarrilaren 13an Donostiako Urbieta kalean jipoitu zuten Mikel Martin. Konortea galdu zuen, eta 137 egun behar izan zituen zauriak osatzeko.

Biktima. Mikel Martin (Donostia, 1954) EHGAMeko eta Zutik-eko militantea da.

Lau akusatuak. Espainiako armadako militarrak dira -haietako bi egun ez daude armadan-.

Zigor eskaerak. Akusazioek hiru urteko kartzela zigorra eskatu dute bi militarrentzat, eta Fiskaltzak urte eta erdikoa.

Berria 2010-10-06

******************************************************

Un juicio por «delito común» impregnado de trasfondo político


Los pasillos del Juzgado de Donostia se encontraban ayer muy concurridos, entre otros por amigos y compañeros de militancia del miembro de Zutik y portavoz habitual de EHGAM Mikel Martín. Fueron a apoyarlo en el juicio contra cuatro militares españoles acusados de haberle agredido brutalmente hace casi seis años.
Cuando la ujier comenzó a llamar a los convocados, los cuatro encausados se acercaron a la puerta junto a su abogado, si bien se retiraron a una esquina de los pasillos en cuanto confirmaron su presencia. Sin embargo, no pudieron evitar el tenso cruce de miradas con el agredido, que les reconoció enseguida. «Son ellos», aseguró un tanto afectado por los recuerdos que, a buen seguro, afluyeron a su mente.
Al acceder a la sala se escuchó alguna que otra frase como «ahí están los fachas», pero la vista empezó sin mayores contratiempos. En las cuestiones previas, la juez de la Sala de lo Penal nº 5 aceptó varios documen- tos propuestos por Miguel Castells, abogado de la acusación particular, pero rechazó otras peticiones por «innecesarias» o «improcedentes».
En general, la magistrada se mostró bastante estricta en cuanto al procedimiento. Tanto es así que, una vez comenzada la vista, no dejó acceder a nadie a la sala y prohibió a los asistentes abandonarla debido a que el letrado de los acusados no aceptó dicha posibilidad. La juez dejó bien claro que no permitiría que cuestiones de procedimiento como ése provocaran la nulidad del juicio.
«Acojonados»
Una vista cuya celebración tardía fue invocada por la defensa para reclamar, en vano, el sobreseimiento de la causa. Cristian Rivera fue el primero en declarar. El ex militar negó que aquel 13 de enero de 2005 hubieran abordado al agredido tras toparse con él, después de dejar un bar «en el que nos trataron hostilmente cuando se dieron cuenta de nuestra condición de militares». Es más; aseguró que fueron «perseguidos por un grupo de personas» y que su pretensión era «largarse cuanto antes porque estábamos acojonados». No obstante, reconocía que había agredido a Martín porque éste «profirió insultos como txakurra o hijo de puta» contra ellos.
Exculpó a sus compañeros manifestando que Alberto Luengo se acercó para retirarle y que los otros dos -Daniel Carrillo y José Antonio Rodríguez Herrero-, acusados de no actuar para evitar la agresión, no intervinieron en la misma. Las versiones de estos tres acusados coincidieron, globalmente, con la de Rivera.
La fiscal, el abogado de la acusación particular y el que representa a la acusación en nombre de Zutik, Enrique Lertxundi, intentaron conocer la razón por la que, tras los hechos, los encausados, que habían tomado un taxi, no retornaron al cuartel «si tan asustados estaban» y se dividieron en dos grupos al apearse del vehículo. Todos ellos respondieron que tienen «la or- den» de no revelar el destino del cuartel y de bajar en calles de las cercanías.
Para quitar intencionalidad al hecho de que se separasen, el abogado de los paracaidistas adujo que «en su práctica militar funcionan por binomios».
Un lío con las calles
Mikel Martín ofreció una versión bien diferente, según la cual fue abordado violentamente mientras le increpaban diciendo que «seguro que eres de los que apoyan a ETA».
La declaración de un testigo protegido fue coincidente, aunque el desconocimiento del letrado de la defensa de la ciudad donostiarra y las preguntas de la fiscal sobre la exacta ubicación de los protagonistas en las calles casi terminaron por hacerle un lío. No tanto, sin embargo, como para dejar claro que fue una agresión «salvaje». Rondando las tres de la tarde, la juez fijó para el 11 de octubre la siguiente sesión del juicio.

Gara 06/10/2010

*********************************************************

Juicio a cuatro militares por dar una paliza a un homosexual

Cuatro militares acusados de propinar en 2005 una paliza a un izquierdista militante de una asociación de homosexuales en San Sebastián serán juzgados hoy en un Juzgado de lo Penal de la capital guipuzcoana, según informó ayer el colectivo Egham.
Dos de ellos están acusados de ser los autores materiales de la agresión, mientras que los otros dos están imputados por no evitar la paliza ni asistir al herido, Mikel Martín, miembro del partido político Zutik y de Egham. Este sufrió numerosas heridas y estuvo convaleciente durante un total de 137 días.
El juicio fue suspendido en mayo de 2007, después de que la defensa revelase en las cuestiones previas de la vista que uno de sus clientes prestó declaración sin ser asistido por un abogado. Ello obligó a repetir las diligencias. El fiscal reclama un año y medio de prisión para cada uno de los dos presuntos agresores y multas para los otros dos.

EL PAÍS 05/10/2010

********************************************************

El gay atacado por cuatro militares dice que vive atemorizado desde entonces

Los acusados relatan en el juicio que fueron insultados por el militante de Zutik

"Quiero saber por qué me golpearon, si tenían algo contra mí por mi condición homosexual" preguntó en dos ocasiones Mikel Martín, de 50 años, militante de Zutik y miembro del colectivo gay EHGAM, durante su comparecencia en el juicio que comenzó ayer en los juzgados de San Sebastián contra un cabo y tres soldados, dos de ellos ya fuera del Ejército, que supuestamente le propinaron una brutal paliza el 13 de enero de 2005.

Mikel Martín pasó 137 días en el hospital por la agresión que sufrió
Martín, conocido por su activismo en EHGAM desde hace 32 años, recordó ayer: "Desde ese día no he vuelto a ser la misma persona", aseguró en el juicio. La agresión le supuso 137 días de convalecencia hospitalaria y ocho meses de tratamiento psicológico. "Tengo miedo. Ahora soy más desconfiado porque esa brutalidad no la había vivido. Nunca me había cambiado de acera por temor a que alguien se me acercara y ahora lo haría", explicó ayer por teléfono a EL PAÍS tras prestar declaración. "Siempre he pensado que todo el mundo es bueno hasta que se demuestre lo contrario", agregó.
Entre otras lesiones, Martín sufrió varios traumatismos en el cráneo y la cara, heridas en el labio superior que le han dejado una cicatriz, policontusiones, el desgarro parcial de la cabeza del peroné y una fractura en la rodilla izquierda. Un testigo protegido aseguró que vio cómo los militares, que se encontraban en esos momentos de maniobras en el cuartel de Loyola, le propinaron más golpes de los que el activista gay recuerda.
Martín relató que la noche de los incidentes salía de un restaurante chino y se dirigía a un bar de ambiente cuando cuatro jóvenes "con cara de pocos amigos" se le acercaron y le increparon: "Tú seguro que eres uno de los que estás de acuerdo con ETA".
El hombre intentó evitar el altercado y huir, pero dos de los militares acabaron golpeándole mientras los otros dos miraban. Martín recordó que se despertó ya en el hospital.
Los procesados, dos de los cuales ya no pertenecen al Ejército, relataron en el juicio una versión completamente opuesta. Según su testimonio, caminaban por la calle después de salir de un bar atemorizados porque los parroquianos les habían identificado como militares. Emtonces, uno de ellos se dio cuenta de Martín estaba vitoreando a ETA y les insultaba, siempre según la declaración de los acusados. Uno de ellos comenzó a perseguir entonces a Martín hasta que le alcanzó y le pegó "un puñetazo y un manotazo". Los cuatro militares corrieron hasta coger un taxi del que se bajaron antes de llegar al cuartel y se separaron por parejas para pasar desapercibidos.
La fiscalía reclama un año y medio de prisión para los dos supuestos autores directos de la agresión y multas para los otros dos. Tanto la acusación particular, que ejerce Martín, como la popular, que representa a Zutik y a EHGAM piden tres años de cárcel. El juicio continuará el próximo lunes con la declaración de varios peritos.

El pais  06/10/2010

******************************************************

Mikel Martín dice que desde la paliza que sufrió no es el mismo

Ayer se celebró el juicio por la agresión de cuatro militares al activista homosexual en San Sebastián
El homosexual presuntamente golpeado por cuatro militares en San Sebastián manifestó ayer que, a pesar de los ocho meses de tratamiento psicológico que precisó a consecuencia de la paliza, «no volverá a ser la misma persona» que era antes de la agresión que le obligó a pasar por quirófano.
El miembro del partido político Zutik y del colectivo de homosexuales EGHAM, Mikel Martín, hizo esta afirmación durante el juicio celebrado contra un cabo, un soldado y dos ex militares que supuestamente le propinaron una brutal paliza en enero de 2005 de la que estuvo convaleciente durante 137 días. Entre otras lesiones, la víctima sufrió varios traumatismos en el cráneo y la cara, heridas en el labio superior, policontusiones, el arrancamiento parcial de la cabeza del peroné y una fractura en la rodilla izquierda.
Durante la vista, el agredido recordó cómo sobre las 23.00 horas de aquel día caminaba por la calle San Martín cuando escuchó a lo lejos a un grupo de personas que montaban escándalo y se dirigían de frente hacia él por la acera contraria.
La víctima explicó que, al llegar a la calle Urbieta, los jóvenes cruzaron rápidamente de acera en diagonal, fueron hacia él y uno de ellos le dijo: «Tú seguro que eres uno de los que estás de acuerdo con ETA», por lo que él intentó evitarles y les pidió que le dejaran seguir su camino en paz. Aunque, la víctima trató de huir, los acusados no le permitieron y agredieron de manera brutal.
Los procesados, dos de los cuales ya no se encuentran en el Ejército, relataron una versión muy distinta de los hechos, según la cual, la noche en la que ocurrieron los hechos caminaban por la calle después de salir de un bar atemorizados porque les habían identificado como militares y uno de ellos se dio cuenta de que la víctima estaba dando vivas a ETA y les insultaba.
La Fiscalía reclama un año y medio de prisión para cada uno de los dos presuntos autores materiales de la agresión y que indemnicen al agredido con 6.000 euros, mientras que para los otros dos militares pide sendas multas de 4.200 euros por no evitar la paliza. La acusación particular eleva hasta los tres años de cárcel la petición de pena para los dos primeros y multas de 7.200 euros para los dos restantes. Además les pide una indemnización de 18.000 euros

Diario vasco 06.10.10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada