2014/11/28

EL MUNDO: Violencia sin distinciones

La violencia intragénero es una realidad que no se puede obviar
  • Las víctimas de la violencia doméstica en parejas homosexuales apenas son reconocidas.
  • Sin un censo que les de visibilidad ni una ley que las proteja avisan: hay mucho por hacer.
Jon Ezkurdia (i.), presunto asesino de su marido, el actor Koldo Losada (d.)
Los golpes duelen igual, la única diferencia es que Juan no pega a María sino a Manuel. Las palizas se sufren igual que en las parejas heterosexuales. Sin embargo, las víctimas apenas son reconocidas como tales y la ayuda brilla por su ausencia. Esta es la realidad de laviolencia intragénero cuyo principal problema es la falta de aceptación en todos los niveles. Es por ello que asociaciones y colectivos en defensa de los derechos de los homosexuales llevan años pidiendo igualdad también en este terreno. Su principal objetivo es conseguir una legislación equiparable a la Ley Integral contra la Violencia de Género, que solo reconoce la violencia ejercida por un hombre sobre una mujer. Una petición fundamental no solo por el cambio en el enjuiciamiento de los agresores, también por los derechos adquiridos por las víctimas.
"Nosotros lo que llevamos solicitando tanto tiempo es una ley diferenciada", comienza explicando Esperanza Montero, presidenta del Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid (COGAM). "La violencia intragénero existe y requiere de unos recursos específicos que ahora mismo no existen".
Palabras que respalda Manuel Ródenas, coordinador del Programa LGTB, de Información y Atención a Homosexuales y Transexuales de la Comunidad de Madrid (PIAHT): "El vacío legal es total porque no existe un reconocimiento en la ley. Las víctimas están totalmente desamparadas y nosotros lo que hacemos es intentar ayudarlas conforme a lo que nos permite la legislación".
Las reclamaciones de ambos suenan igual desde 2009. Fue hace cinco años cuando se reconoció en España el primer asesinato dentro de una pareja homosexual. Un hombre de 34 años era hallado muerto en la localidad almeriense de Adra tras ser apuñalado en el cuello por su ex marido, quien después se suicidaba.
"La problemática reside en que no ha habido una evolución. No se ha hecho nada y la situación está sin resolver", sentencia Ródenas.
Esta percepción no es propia de los expertos. "R" y "A", dos víctimasde la violencia intragénero que prefieren mantener su anonimato, coinciden en el punto de vista.
"R" es un hombre de 43 años que sufrió violencia física y psicológica por parte de su pareja. Tras aguantar golpe tras golpe, el pasado febrero se asustó y decidió pedir ayuda. "Para mí la lucha contra la violencia intragénero no es que se encuentre estancada, es que ni se encuentra".
Conocedor de la problemática social, "R" señala las realidades a las que se ha tenido que enfrentar: "Te dicen cosas como 'no entiendo,¿por qué no te defiendes?'. Sólo conciben la violencia de un hombre a una mujer. Y tienen tópicos como que dentro de una pareja de hombres no hay posible violencia, porque los gays son muy alegres y afeminados. Es una visión absolutamente distorsionada de la realidad".
"Es un tema que veo totalmente estancado", coincide "A", una mujer de 42 años víctima de violencia psicológica, la más común entre las parejas de lesbianas: "Para mejorar esta situación los homosexualestendríamos que denunciar más y tener más participación en los debates sobre estos temas. Los medios de comunicación deberían informar más y los gobernantes dar más ayudas".
A pesar de un presente tan negro, la psicóloga sanitaria, legal y forense Isabel González Sáez -que lleva asesorando a víctimas, familiares y agresores estos últimos cinco años- ha percibido algunas mejoras en el ámbito de esta violencia. "Ahora existe una mayor visibilidad y se denuncia más. Pero sigue quedando mucho por hacer".
"Sería importante que exista una educación y que se le dé aún más visibilidad. Se necesita ayuda y una mayor atención desde fundaciones, asociaciones, administraciones porque en muchas ocasiones nos encontramos con un vacío legal cuando tienes que derivar y no puedes".

La falta de cifras no implica inexistencia

Una de las problemáticas derivadas de la falta de legislación sobre la violencia entre parejas del mismo sexo es la ausencia de datos. A diferencia de lo que ocurre con la violencia de género, no existe una estadística pública sobre la cantidad de casos de violencia intragénero ocurridos en España.
Pese a ello, no hay que caer en la simplicidad de pensar que son hechos puntuales y para nada frecuentes. "No es un hecho aislado,es una realidad que existe. En la Comunidad todos los años atendemos este tipo de casos", afirma Manuel Ródenas.
"A mí me gustaría recibir a más gente. No es porque quiera que haya más casos, sino porque muchas personas no los denuncian sobre todo por miedo", añade Isabel González Sáez. "Espero de verdad que lo de Koldo Losada -actor que murió por violencia doméstica hace apenas unos días- sirva para que la gente pida ayuda y para que la sociedad se conciencie de la importancia de este problema".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada