2014/05/15

PUBLICO:El PP veta en Madrid una ley de transexualidad similar a la que apoya en Andalucía

El PP tumbó ayer en Madrid la posibilidad de tramitar una ley similar a la que sí ha apoyado, hasta el momento, en Andalucía y que algunos colectivos trans madrileños han tomado como referente
La futura ley integral de transexualidad de Andalucía, que se aprobará previsiblemente a finales de junio, sigue siendo la única iniciativa legislativa que existe en España que incluye, con medidas concretas y prácticas, la despatologización de la transexualidad. Ayer, siguiendo el camino marcado por Andalucía, llegó hasta la Asamblea de Madrid un proyecto de ley integral (que registraron en junio de 2013 los socialistas madrileños) para su toma en consideración, el paso previo a su tramitación parlamentaria. Durante todo el día se rumoreó un posible apoyo de los conservadores, al igual que ocurrió en el Parlamento de Andalucía, donde recibió el apoyo de todos los grupos. Pero con un discurso antagónico al de sus compañeros andaluces, el portavoz de Sanidad del PP en la Cámara madrileña, Eduardo Raboso, dio carpetazo a la iniciativa, a pesar de tratarse de un texto incluso menos ambicioso que el andaluz.
La cuestión de los menores trans y que algunos contenidos “son competencias estatales” fueron los argumentos esgrimidos por Raboso para echar para atrás la propuesta. En ese momento los colectivos abandonaron la tribuna de invitados en señal de protesta. Carla Antonelli, diputada del Partido Socialista de Madrid (PSM), aludió a la diferencia de posturas en la bancada conservadora: “no hay coraje de votar en conciencia”. La propuesta sí recibió para su tramitación el apoyo del resto de grupos de la oposición, IU y UPyD.
“Andalucía ha abierto el camino para una ley estatal”, aseguró el diputado de UPyD Gabriel López, que también abogó, como el resto de grupos de la posición, incluido el PSOE, por modificar la ley de cambio de nombre aprobada por el Gobierno de Zapatero en 2007 y que ha quedado “obsoleta”.
Pero si el PP rechazó la norma con argumentos poco sólidos y abogando por una futura ley estatal, colectivos transexuales madrileños la criticaron por “descafeinada” y piden mirar hacia Andalucía.
COLECTIVOS TRANS DE MADRID PIDEN UNA LEY COMO LA ANDALUZA
A diferencia del texto de Andalucía, que PSOE e IU registraron el pasado mes de enero,a instancia de los colectivos trans (Conjuntos Difusos y Asociación de Transexuales de Andalucía), el de los socialistas de Madrid no contaba, de antemano, con el respaldo unánime de los colectivos trans. Hombre Transexual (HT), una de las organizaciones madrileñas con mayor número de socios, retiró su apoyo inicial al texto. “Nos vimos con una ley que no compartíamos y que solo se nos presentó para que diéramos el visto bueno”, aseguró Cristian, de HT, que explicó que la de Andalucía “es más completa” al incluir a personas “transgénero e intersexuales que no quieran cambiar su cuerpo, se parte de la autonomía del propio cuerpo”.
Uno de los artículos señalados por Cristian para rechazar el proyecto de ley es el de “personas beneficiarias” a las que se les exigiría tener la condición de transexual. “Queríamos un texto parecido al de Andalucía, que nada ni nadie limite la autodeterminación del cuerpo”, añadió el activista.
Artículo 3. Personas beneficiarias.
1. Las personas beneficiarias de las prestaciones que en esta Ley se concretan son, con carácter general, todos los ciudadanos y ciudadanas residentes en la Comunidad de Madrid, con independencia de su situación legal o administrativa, en condiciones de igualdad efectiva, que tengan la condición de transexuales.
2. Por personas transexuales, a efectos de esta Ley, se entiende toda aquella persona que acredite ante la Comunidad de Madrid, mediante informe de un/a psicólogo/a colegiado/a: a) Que carece de patologías que le induzcan a error en cuanto a la identidad de género que manifiesta y pretende le sea reconocida, manifestando una voluntad estable, indubitada y permanente al respecto; y, b) Que presente una disonancia igualmente estable y persistente durante al menos, un año, entre el sexo morfológico de nacimiento y la identidad de género sentida por el solicitante.

 ”Qué pasa, que la transexualidad la tenemos que vivir como un disonancia. ¿Y si la vivimos en consonancia, qué pasa?, se preguntó irónicamente Alejandro Bernáldez, de Autonomía Trans, que explicó que su colectivo quería que se tomara en consideración el texto “pero se tendrían que cambiar muchas cosas”, entre otras “el lenguaje patologizante y carca que usa”, añadió, e insistió: “hasta que no tengamos el poder de decidir por nosotros mismos y sobre nuestro cuerpo, no tenemos nada que hacer”.
Mar Cambrollé, presidenta de la Asociación de Transexuales de Andalucía, criticó el rechazo del PP a tramitar la ley, y calificó de “tontería” los argumentos esgrimidos por Raboso, al mismo tiempo que cree insuficiente la ley presentada por el PSM.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada