2014/05/12

EL PAIS: El Consejo de Europa urge a los Gobiernos a proteger a los intersexuales

La organización pide a los países europeos que se comprometan en materia de igualdad
El comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Nils Muižnieks, ha urgido este viernes a los Gobiernos del continente a revisar la legislación y las prácticas médicas para proteger a los ciudadanos intersexuales, personas que han nacido con características genéticas propias del sexo femenino y del sexo masculino en proporciones variables. El órgano consultivo, en el que están representados todos los Estados de la Unión Europea (UE) y 19 países más, ha aprovechado la cercanía de la Jornada Internacional contra la Homofobia y la Transfobia —que se celebrará el próximo día 17— para exhortar a los Ejecutivos del Viejo Continente a “tomar nota” de la discriminación que sufren estas personas y a cumplir con los derechos humanos “sin distinción del sexo”. Expertos internacionales consultados en 2013 estimaban en un 0,018% de la población el impacto de la intersexualidad.
“Muchos países aún no reconocen este problema de discriminación y no tienen en cuenta la realidad estas personas”, afirma Muižnieks en un duro comunicado en el que pide a los Gobiernos que involucren a asociaciones especializadas como ILGA y OII en la redacción de nuevos textos legales que den cabida a estos ciudadanos. “El problema proviene de la propia sociedad, que espera que el recién nacido sea hombre o mujer. Estas personas encuentran importantes barreras para ser respetados en su relación con el resto”, señala el organismo paneuropeo.
En la nota, el comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa hace alusión al caso de Clayton Morris, presentador del canal de televisión estadounidense Fox News que en marzo tuvo que disculparse públicamente por sus comentarios “estúpidos e ignorantes” sobre la nueva opción de la red social Facebook que permite a los usuarios registrarse como personas intersexuales. “Es un ejemplo del prejuicio y el desconocimiento de la realidad de aquellos que no pueden ser clasificados como hombres o mujeres”, destaca Muižnieks.
La institución con sede en Estrasbrugo (Francia) hace hincapié en el limbo legal en el que se encuentran estas personas desde el mismo día que vienen al mundo, ya que la propia partida de nacimiento requiere de la especificación del sexo del bebé. El comunicado menciona a Alemania como ejemplo de buenas prácticas en esta materia. Desde noviembre, el registro germano permite dejar en blanco la casilla referida al sexo del recién nacido en caso de que el bebé tenga testículos y ovarios o bien no sean apreciables. Esta medida ha ahorrado el sufrimiento a 400 nacidos cada año en el país pero aún no permite actuar de la misma forma a la hora de emitir su documento de identidad o pasaporte. En mayo, Australia incluyó la intersexualidad en la ley contra la discriminación por motivo de género.
Otro de los puntos clave en el análisis de este problema de discriminación tiene que ver con las cirugías a las que son sometidos en sus primeros meses de vida. Un estudio presentado en agosto del año pasado por los Institutos Nacionales de Salud de EE UU arroja luz sobre la desinformación entre los padres de bebés intersexuales y entre los propios sanitarios estadounidenses. Según este trabajo científico, una mayoría de progenitores opta por la cirugía correctiva —una operación únicamente estética— sobre el recién nacido. Muižnieks califica este tipo de intervenciones de “traumáticas y humillantes” y las critica por haber sido tomadas sin el consentimiento de la propia persona. “El sexo asignado a un bebé puede no corresponder con su identidad futura y la cirugía no respeta su derecho de autodeterminación y su integridad psíquica”, apunta el comisario de Derechos Humanos en una apelación a los padres para que no tomen una decisión que perjudique a los intereses de su hijo en el largo plazo. La Asamblea Parlamentaria del propio Consejo de Europa subrayó en octubre la importancia de proporcionar a las familias el “consejo” adecuado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada