2014/05/08

EL CORREO: "El ser humanono está diseñado para la fidelidad sentimental y sexual"

El psicólogo Rafael Santandreu habla esta tarde de la fortaleza emocional en el Aula de EL CORREO
El psicólogo posa amenazante ante un retrato de Freud. / EFE

«La fidelidad, sentimental y sexual, de la pareja es una de las cosas más absurdas que padecemos», asegura rotundo el psicólogo Rafael Santandreu. «Esa exigencia no está diseñada para el ser humano, que debe ser más flexible, relajar esa necesidad porque no es connatural con nuestra esencia». El autor de ‘El arte de no amargarse la vida’ y ‘Las gafas de la felicidad’, un reciente ensayo que aborda las claves de la fortaleza emocional, hablará esta tarde en un nuevo encuentro del Aula de EL CORREO, que tendrá lugar en el Salón El Carmen de Bilbao a partir de las ocho de la tarde. El acto es fruto de la colaboración de la Fundación Vocento y la editorial Grijalbo.
A juicio del conferenciante, no pasa nada por tener relaciones sexuales fuera del matrimonio. «Es como si nos empeñamos que el otro no coma donuts fuera de tu presencia», argumenta y, a su juicio, esta conducta refleja una posesividad que también se extiende al plano mental y genera enormes exigencias. «No sabemos convivir, tenemos demasiado miedo. Hay que vivir más libremente en todos los planos».
La existencia de una pareja como un requisito imprescindible para conseguir la dicha plena y la consecución de la comodidad parecen, en opinión del especialista, dos trampas habituales del pensamiento colectivo. Santandreu aporta su experiencia personal como aficionado al excursionismo. «No es cómodo, pero proporciona una positiva plenitud», aduce. El experto también advierte de que esa pretendida comodidad, tan divulgada subrepticiamente por los medios de comunicación, produce infelicidad, nos vuelve hipersensibles a los pequeños trastornos e impulsa la neurosis. «Sucede como con el chocolate, que gusta a pequeñas dosis, pero empalaga en exceso».
En su último libro apunta que el 30% de la población sufre graves problemas emocionales. «Cuando empecé a estudiar este tema, hace 22 años, el índice era del 10% y ya se consideraba alarmante», indica y revela que a mediados del presente siglo la mitad de los habitantes del planeta los padecerán. «Hablamos de enormes repercusiones a nivel sanitario, social y económico», reconoce. «Nuestra sociedad nos empuja al cataclismo psicológico».
«Autoexigencia bestial»
Un estilo de vida antinatural y antiecológico aparece como la causa de este desastre. «Nuestro lema es cuanto más, mejor. Somos superexigentes con nosotros mismos y el medio», lamenta y señala a nuestra tendencia a llenarnos de necesidades imperiosas, una conducta que nos complica la vida. «Para sentirse hoy mínimamente decente hemos de tener trabajo, una casa bonita, estudios, saber idiomas, haber viajado, ser delgados y mantenernos en forma, contar con pareja, por supuesto, disfrutar de un buen ocio, mostrarnos extrovertidos y, en el caso de las mujeres, ir siempre muy guapas», afirma. «El nivel de autoexigencia es, sencillamente, bestial».
Santandreu, que se considera a sí mismo uno de los psicólogos más criticados, también sostiene que es posible la curación de miedos y obsesiones sin acudir a un profesional. «Sí, pero siempre con una guía, el libro de un experto acreditado. Hay que romper el mito del psicólogo esencial. Seguir tu propia cura puede ser bonito y una experiencia similar a aprender un idioma a través de un manual».



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada