2014/01/20

EL MUNDO: El PSOE acusa al nuevo cardenal español de 'fomentar la homofobia'

IGLESIA El arzobispo emérito de Pamplona dijo que la homosexualidad es 'una deficiencia'
  • 'Muchos casos de homosexualidad se pueden recuperar y normalizar', según Sebastián
  • La secretaria de Igualdad cree que 'perpetúa la discriminación con las personas LGTB'
  • Causapié reclama respeto a la libertad de la persona para ejercer su sexualidad 

    El arzobispo emérito de Pamplona, Fernando Sebastián, elegido nuevo...
    El arzobispo emérito de Pamplona, Fernando Sebastián, elegido nuevo cardenal. JESÚS DOMÍNGUEZ
    La secretaria de Igualdad del PSOE, Purificación Causapié, ha acusado al nuevo cardenal español, Fernando Sebastián Aguilar, de contribuir a "fomentar la discriminación y la homofobia" con sus declaraciones en las que ha equiparado la homosexualidad con una enfermedad.
    "Decir que la homosexualidad es una deficiencia es no reconocer un principio profundamente democrático como es la libertad de las personas para ejercer su sexualidad, que es diversa", señala Causapié, que ha recordado que este principio lo defiende "la Constitución y las leyes de nuestra democracia".
    La dirigente socialista ha reclamado a la Iglesia Católica que respete estos principios, al tiempo de que ha alertado de que manifestaciones como las del cardenal Sebastián contribuyen "a perpetuar la discriminación y la violencia que encontramos en muchos países contra las personas LGTB".
    En una entrevista concedida al diario Sur, de Málaga, antes de viajar a Roma para iniciar los preparativos de la ceremonia de su nombramiento, el nuevo cardenal señaló que la homosexualidad "es una manera deficiente de manifestar la sexualidad, porque ésta tiene una estructura y un fin, que es el de la procreación".
    Añadió que "una homosexualidad que no puede alcanzar este fin está fallando. Eso no es un ultraje para nadie. En nuestro cuerpo tenemos muchas deficiencias".
    En este sentido, Sebastián reveló que él padece hipertensión pero que en vez de enfadarse porque se lo digan lo entiende como "una deficiencia que tengo que corregir como pueda".
    "El señalar a un homosexual una deficiencia no es una ofensa, es una ayuda porque muchos casos de homosexualidad se pueden recuperar y normalizar con un tratamiento adecuado", insistió Sebastián. Su posición, dijo, "no es ofensa, es estima", porque cuando "una persona tiene un defecto, el buen amigo es el que se lo dice".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada