2013/11/08

EL PAIS: El Senado de EE UU prohíbe la discriminación laboral contra los gais

Un total de 17 Estados cuentan con legislación que permite a las empresas despedir a un empleado por su orientación sexual
El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, se dirige a la prensa. / J. Scott Applewhite (AP)


El Senado de Estados Unidos aprobó este jueves una ley que prohíbe la discriminación laboral contra gais y lesbianas. La legislación, que contó con el apoyo de senadores de ambos partidos y todavía debe ser refrendada por la Cámara de Representantes, puede marcar un nuevo e importante avance en la lucha por la igualdad de derechos de los homosexuales.
"La victoria de hoy es un homenaje a todos aquellos que lucharon por este progreso desde que se presentara por primera vez un proyecto de ley similar, hace más de tres décadas, tras los incidentes de Stonewall", aseguró el presidente, Barack Obama, en un comunicado tras la aprobación de la ley. Obama ha pedido al Partido Republicano que retire su oposición al texto y no "obstaculice el camino de millones de estadounidenses que quieren ir a trabajar cada día y que se les juzgue simplemente por su labor.
La legislación federal estadounidense prohíbe la discriminación laboral por razón de sexo, raza, religión y nacionalidad, pero no por orientación sexual. Un total de 17 Estados cuentan con leyes que permiten despedir a un empleado por ser homosexual. “Esto supone que millones de estadounidenses van al trabajo cada día con miedo a perderlo por ser quien son”, explicaba esta semana Valerie Jarrett, asesora de la Casa Blanca. El proyecto de ley End Discrimination Act (ENDA), aprobado esta tarde con 64 votos a favor y 32 en contra, quiere acabar con esa situación.
“Es inaceptable”, declaró este fin de semana el presidente Obama en una columna publicada en The Huffington Post. “Es ofensivo, está mal y necesita terminar porque en Estados Unidos quién eres y a quién amas nunca debería ser justificación de despido”. Este jueves, el líder demócrata en el Senado, Harry Reid, defendió el avance de la legislación como la aprobación de una ley "que los estadounidenses ya creen que existe".

La aprobación final de la ley ENDA se podría convertirse en el último paso de un año histórico para el movimiento por los derechos de los homosexuales en EE UU, después de que el Tribunal Supremo respaldara en junio la igualdad que merecen los matrimonios entre personas del mismo sexo. El presidente Obama se ha referido al "enorme" apoyo con el que cuenta entre la población y asegura que el día que en que él pueda firmarla "nuestra nación dará un nuevo paso histórico hacia el cumplimiento de los ideales que nos definen como estadounidenses".
Sin embargo, la mayoría republicana de la Cámara de Representantes puede convertirse en el gran obstáculo para cerrar el año como sueñan los defensores de los derechos de los homosexuales. El presidente de la Cámara, el republicano John Boehner, ha asegurado que no está de acuerdo con la legislación y que ni siquiera propondrá a votación el texto aprobado por el Senado.
A pesar de que la ley ENDA cuenta con el apoyo de varios senadores republicanos, los opositores al proyecto han alegado que puede perjudicar duramente a la economía de las pequeñas y medianas empresas -argumentan que la legislación hará dispararse las denuncias por despido- y que las organizaciones religiosas deberían estar exentas de su cumplimiento. Una enmienda que consideraba esto último fue rechazada minutos antes de la votación final en el Senado.
El proyecto de ley que ha estudiado esta semana el Senado fue planteado por primera vez hace más de 20 años por el senador demócrata Ted Kennedy. Desde entonces, hasta ahora, cuando ha sido apadrinada por una coalición bipartita, la legislación prohíbe la discriminación laboral contra homosexuales y transexuales -incluidas aquellas personas que se encuentren en un período de transición de género- en todos los niveles empresariales y gubernamentales, así como en otro tipo de organizaciones.
La ley ENDA ha sido respaldada además por los principales medios de comunicación del país. Este fin de semana, el diario The Washington Post se adelantaba a las críticas republicanas argumentando que la Oficina de Supervisión Gubernamental ha registrado cifras “relativamente bajas” de demandas en aquellos Estados que han aprobado leyes que prohíben a las empresas despedir a un trabajador por su orientación sexual.
“El Senado está listo para aprobar la ley ENDA y garantizar que los empleados son valorados por su rendimiento, no por prejuicios. La Cámara de Representantes debe seguir el ejemplo”, escribió en Twitter la líder demócrata Nancy Pelosi, representante de California.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada