2013/06/24

EL PERIODICO DE ARAGON: Miedo y orgullo

FERNANDO Rivarés 23/06/2013

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) posee un informe público sobre acoso homofóbico en las aulas, entre jóvenes de entre doce y 25 años en 129 localidades españolas que da cariz científico a lo que cualquiera que mire (si quiere) puede ver. El estudio está en la red pero les desgajo algunos resultados: el 43% de quienes sufren acoso homofóbico se plantea el suicidio; el 17% de lo intentaron, algunos lo consiguieron. Unos no se atrevieron a pedir ayuda, otros la pidieron pero sólo la encontró en sus profes el 19%. Las familias del 82% no fueron informadas de lo que estaba pasando casi siempre por vergüenza y por no esperar suficiente compresión en un mundo en el que no cuentas. El 90% de los acosados lo fueron por los cretinos maleducados por sus casas y su mundo con los que compartían aula: los chavales, el 11% por un profe. Es decir, en algunos casos por ambos.
El acoso suele empezar a los doce años y no termina hasta que termina la secundaria. Acosados y acosadores suelen ser varones "ante el desconocimiento de las familias y el escaso apoyo del profesorado, que generalmente lo tolera". Cunde la sensación "de que no hay salida" y en los casos en que las familias son conscientes "son las madres quienes suelen mostrar su apoyo". Insisto en que se ve si se quiere ver porque por mucho, muchísimo, que la cosa haya cambiado en este país, la realidad cotidiana demuestra que hay mucho más que cambiar aún. En la escuela, la educación sexual que se enseña suele ser heterosexual y en algunos casos bienintencionados se abre un capítulo homo. Los hijos e hijas de la mayoría son heteros hasta que se demuestra lo contrario y como tal se les habla, se les refiere, se les educa y se les da por hecho hasta que un día, oh vaya, la norma imperante no sirve. La tolerancia entonces (a años luz de significar lo mismo que el respeto) solo aparece, si aparece, cuando uno o una revela su orgullo, hasta entonces nadie le contó que uno/a pueda ser como le de la gana o como de hecho sea.
Los recursos públicos y hasta los suelos públicos pueden ser otorgados por las administraciones a gentes y entidades sectarias en nombre de la libertad que no nos contempla o de una fe selectiva. El caso mediático más reciente es la cesión de un suelo en el barrio zaragozano de Rosales a Remar que cura gais y demoniza lesbianas. También la concesión educativa a grupos declaradamente homófobos, la incomprensible tolerancia con la jerarquía católica y sus desmanes contra la libertad sexual o de pensamiento y sus atrevimientos contra la libertad democrática y la igualdad de las personas, exenta de IBI e IVA. O al Islam más conservador. Las leyes españolas y la voluntad gubernamental aragonesa no trabajan en pos de la igualdad, teñidas aún de un rancio sexismo y un atávico machismo. La normativa aún no prohíbe beneficiar con recursos públicos a entidades "contrarias a la igualdad".
Y en casa. En muchas casas también. La experiencia de los jóvenes del informe citado (hoy) y la de la infancia de muchos de nosotros (ayer) sabe de eso: la educación sigue sin ser igualitaria, el discurso mental de la mayoría tampoco y las aulas, sus lecturas y sus dinámicas tampoco. El informe pone en datos la experiencia de muchos. ¿Ha habido reacciones hasta ahora? No, aún no. Pues eso. Nos vemos el viernes 28 de junio celebrando el Orgullo gay en la plaza de san Miguel de ZGZ a las 19:00h. Un buen modo de empezar a cambiar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada