2013/06/17

20minutos: Sexo adolescente en la era smartphone: más precoces, atrevidos e inconscientes

  • Menores de edad, sexo, mensajería instantánea e Internet ¿Un cóctel explosivo?

  • Los últimos estudios sociológicos describen a los adolescentes sexualmente más precoces y menos conservadores que sus iguales de otras generaciones.

  • En los últimos dos meses al menos 50 jóvenes se han visto implicados en la distribución de imágenes de sexo explícito y abusos entre menores.

    En la pantalla del móvil de J. —un joven de 15 años del extrarradio de Madrid— emergen tres adolescentes en un solar abandonado. Son dos chicos y una chica. Ella viste pantalón corto y camiseta negra de tirantes. Arrodillada encima de un joven con los vaqueros desabrochados, le está haciendo una felación. El otro chaval, regordete y con gafas, le sujeta el pelo a ella.
    Sentado en el sofá de su casa, J. dice que el vídeo que muestra es "de hace unos meses" y está grabado "en Sevilla". En ese momento, la chica de la pantalla levanta la cabeza, sigue masturbando al mismo joven, mira a cámara y pregunta: "¿No me estarás grabando?" Una voz masculina responde: "Que no. Cojones". La imagen se vuelve borrosa. Fin del vídeo: 1,38 minutos.
    J. no conoce a los menores que salen en la filmación que recibió por whatsapp. ¿Sabe J. que poseer contenido sexual de menores es delito? "¡Pero si lo tiene media España! Fue un bombazo en Twitter", contesta.
    El vídeo, efectivamente, ha corrido como la pólvora en Internet. Aún es posible dar con él sin rebuscar demasiado. No fue grabado en Sevilla, sino en Cádiz y la menor protagonista, a su pesar, está viviendo un auténtico calvario. La distribución de imágenes de contenido sexual con menores parece un fenómeno creciente. Solo en los dos últimos meses Policía Nacional y Guardia Civil han implicado a 50 jóvenes en distintos episodios de 'sexting', el envío de contenidos eróticos o porno a través del móvil e Internet.

    Precoces y más atrevidos

    Menores de edad, sexo, mensajería instantánea e Internet. Este cóctel explosivo obliga a plantearse si ha cambiado tanto la sexualidad en la adolescencia, una etapa de la vida que parece llegar cada vez a edades más tempranas.
    Las últimas estadísticas arrojan un leve descenso en la media de inicio de las relaciones coitales, aunque lleva tiempo situándose en torno a los 15 años. Los estudios sociológicos más recientes dibujan una juventud ligeramente más precoz y menos conservadora en sus prácticas sexuales. El cambio no parece radical, pero los expertos recomiendan prestar atención a los efectos que puedan tener en los jóvenes "las nuevas tecnologías y la pornografía".
    Uno de cada cinco adolescentes en España ha vivido ya una experiencia sexual completa En la pandilla de J. "de once chicos, 5 ó 6 lo han hecho todo. Y el resto tiene ganas". En la de su vecino R., sin embargo, de 10 amigos "solo uno ha ido hasta el final". Echando mano del informe español más reciente sobre comportamiento sexual de los jóvenes —publicado en 2013 y en el que se entrevistó a 2.225 menores se descubre que uno de cada cinco adolescentes en España ha vivido ya una experiencia sexual completa.
    El autor del estudio, José Rodríguez Carrión, destaca que la precocidad del 20% de los jóvenes españoles no supondría un problema de no ser por el "desconocimiento profundo" que tienen sobre los riesgos a la hora de practicar sexo. "La única enfermedad de transmisión sexual que reconocen es el SIDA, ni la sífilis ni la gonorrea...". Además, el número de embarazos no deseados en adolescentes no deja de aumentar.
    Una tarde de viernes reciente, el adolescente J. quedó con sus amigos para jugar a la 'play' en casa de un amigo. En la cama ubicada detrás el sofá que ocupaban varios muchachos, una chica reproducía en vivo el vídeo de Cádiz sin preocuparse de si el resto miraba. Esta experiencia de sexo en grupo "no es habitual", confiesa J. porque "las chicas normales no hacen esas cosas, solo las que son muy lanzadas".
    Psicólogos clínicos e investigadores sociales alertan de que la pornografía podría estar haciendo que los jóvenes vean cada vez más a las chicas como objetos sexuales y que se animen a imitar los comportamientos que han visto. J. les da la razón: "Sí, vemos porno y sí, los chicos intentan que sus novias hagan lo mismo que las de las películas".

    Pornografía a golpe de ratón

    La forma de consumir pornografía ha cambiado. En una generación, se ha pasado de compartir con los amigos las revistas eróticas que escondían los padres a wasapear vídeos sexuales de alto voltaje descargados a dos golpes de ratón. 
    El 68% de los chicos accede a porno por Internet. Las chicas son menos   aficionadas: 32% Santiago Agustín, profesor de Psicología Evolutiva en la UAM, cree que la pornografía, "por sí misma no tiene porqué ser negativa —no más que las películas de James Bond— pero si es el único modelo al que acceden, porque la sexualidad es algo clandestino de lo que no se puede hablar con los adultos, se quedarán con solo lo negativo: cuerpos hormonados y operados, proporciones irreales y acomplejantes, relaciones en las que no importa cómo se sienten las personas, sin respeto, sin cariño".
    Jorge Flores, director de Pantallas Amigas (fundación que promociona el uso seguro y saludable de las nuevas tecnologías) constata que los jóvenes españoles tienen un acceso cada vez más temprano a los contenidos sexuales a través de Internet. El 68% de los menores ve porno. Un 32% en el caso de las chicas.
    Si al gran consumo de porno se añade el fácil acceso a un terminal de telefonía —en España dos de cada tres menores de 10 a 16 años posee móvil propio— a los expertos no les sorprende el auge del 'sexting' adolescente.
    "Los jóvenes imitan lo que hacen los mayores. Están viendo en sus ordenadores un tipo de porno casero o en grupo. Lo practican, se graban, y lo distribuyen a través de sus móviles, cada vez más potentes y con tarifas planas. Y sin el control de los padres, incapaces de vigilar el flujo de información de los dispositivos de sus hijos", describe Flores.

    Desnudos integrales, de móvil a móvil

    Algete es un municipio de 20.000 habitantes al norte de la Comunidad de Madrid. Raquel Sevilla es la responsable de la unidad policial encargada de asuntos de menores. Presume de conocer a casi todos los jóvenes del municipio y se enorgullece de haber establecido con ellos una relación de confianza. Así fue como en abril su unidad recibió el chivatazo de que circulaban de móvil a móvil unas fotos sexualmente explícitas de varias vecinas menores de edad, tomadas por ellas mismas, pero distribuidas sin su consentimiento.
    Una de las adolescentes cuyas fotos van de móvil a móvil en Algete: "Me han jodido la vida" "En cuestión de un par de días las fotos las había recibido todo menor de 20 años de Algete", describe. Tras informar a la Fiscalía de Menores -que  investiga el caso-, Raquel se puso en contacto con las afectadas y con sus padres. En su mayoría, las jóvenes abochornadas reconocen que les han "jodido la vida". Los padres, tras constatar la evidencia, solo demandan orientación sobre cómo afrontar lo sucedido.
    Las imágenes de Algete incluían desnudos parciales, integrales y masturbaciones. Fueron enviadas de manera voluntaria, hasta cierto punto. Flores, de Pantallas Amigas, cree que si excarvamos encontraremos "presión de la pareja, del grupo, búsqueda de notoriedad y falta de percepción de riesgo".
    Raquel Sevilla se pregunta ahora si "sirven de algo" las charlas sobre los riesgos que entrañan las redes sociales que da en los institutos. También organiza seminarios para que los padres aprendan a inculcar el concepto de privacidad a sus hijos. Con poco éxito, al menos de convocatoria. "Se presentan cuatro padres y son los que están más concienciados".

    La autofoto sensual, un fenómeno

    Los padres del adolescente R. están "muy preocupados". Han encontrado en el ordenador una carpeta con fotos en las que su hijo aparece posando con el torso desnudo, con el pantalón a medio abrochar y enseñando el calzoncillo. No terminan de entender porqué la principal preocupación de R. es su propia imagen y creen que caen en dique seco sus advertencias sobre los riesgos de compartir fotos en Internet.
    La autofoto sensual adolescente es un fenómeno imparable. Las usan en sus perfiles de Tuenti o Facebook —con el torso desnudo, poniendo morritos, en bikini, o con el culo respingón—. Y si el posado es frente al espejo del baño, entonces estamos ante un clásico, conocido como "la típica foto de Tuenti". Es el cortejo 2.0.
    En las redes sociales se da un sexismo de mayor intensidad que en las relaciones cara a cara Los expertos explican que "los adolescentes están acostumbrándose a un nuevo aspecto físico y necesitan aceptarse. A ellos lo que más les importa es la opinión de sus amigos y las parejas potenciales, que están junto a ellos en Internet".
    Un estudio realizado en el País Vasco sobre adolescentes y redes sociales denuncia el auge del sexismo, de mayor intensidad que el de la relación cara a cara: "La violencia simbólica a la que chicas y chicos se exponen a todas horas y la facilidad de enviar mensajes (...) imprimen desigualdades y violencias que no podemos pasar por alto", alerta dicho informe.

    Una eduación sexual "muy pobre"

    El profesor de Psicología Evolutiva Santiago Agustín quiere poner el dardo en la "muy pobre" educación sexual que se imparte en España. A diferencia de otros países, no forma parte del currículo y depende exclusivamente de la voluntad del profesor. Esta desinformación es grave por cuanto "a los 12 años cualquier niño español ha visto ya un coito. Si no lo ven como algo natural, notan algo raro en los mayores, entonces piensan mal y pueden coger fobias o no detectar los abusos". La educación sexual permitiría, añade, "enseñarles a ser autónomos, a que valoren sus sentimientos y que crezcan en el respeto".
    El adolescente J. cree que a su generación necesita una asignatura de educación sexual en el instituto, para preguntar las dudas y aprender qué supone compartir su sexualidad a través del móvil o Internet. Porque no solo grabar y difundir pornografía es delito. Poseer el vídeo que J. tiene en su móvil, también lo es. Haya sido o no Trending Topic.

     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada